1. Ada
  2. Condiciones
  3. Aspiración aguda de contenido gástricos u orofaríngeo

Aspiración aguda de contenido gástricos u orofaríngeo

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La anafilaxia es una reacción alérgica grave y generalizada que afecta varias partes del cuerpo. La anafilaxia es una situación de emergencia y requiere tratamiento médico inmediato. Las causas o desencadenantes de la anafilaxia varían de una persona a otra, pero suelen ser cosas cotidianas como nueces, picaduras de insectos y medicamentos. Los síntomas tienden a empeorar rápidamente e incluyen un sarpullido rojo con picazón, tos o silbidos, dificultad para respirar y eventualmente, desmayo y pérdida del conocimiento. A las personas que tienen alto riesgo de anafilaxia les conviene llevar siempre consigo un equipo de emergencia, especialmente cuando viajan a regiones donde no se dispone fácilmente de asistencia médica. Si se trata rápida y adecuadamente, la mayoría de las personas se recuperan bien luego de sufrir un episodio de anafilaxia.

Riesgos

La anafilaxia es una reacción alérgica extrema. Las alergias se presentan cuando el sistema inmunitario reacciona exageradamente a una sustancia normalmente inofensiva. Estas sustancias se conocen como alérgenos o desencadenantes. Cuando se presenta anafilaxia, la reacción compromete todo el cuerpo y causa hinchazón en distintas zonas, incluidas las vías respiratorias. Distintos desencadenantes originan estas reacciones. Alrededor del 1% a 2% de las personas experimentan una reacción anafiláctica en algún momento de sus vidas. Las reacciones anafilácticas tienden a ser más comunes en niños y adolescentes, aunque los adultos también pueden experimentar reacciones cuando se exponen a desencadenantes.

Síntomas

Los síntomas de anafilaxia pueden aparecer, progresar y poner en riesgo la vida rápidamente. Los síntomas iniciales de anafilaxia son un sarpullido rosa o rojo con picazón, generalmente acompañado de tos y ritmo cardíaco acelerado. A medida que progresa la anafilaxia, la persona afectada puede desarrollar dificultad para respirar, presión arterial baja y mareos, dolor abdominal, o una necesidad repentina de realizar una deposición. A medida que empeora la anafilaxia, los síntomas se vuelven más severos y la persona puede desmayarse, sufrir un paro respiratorio y perder el conocimiento.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en la historia clínica y en un examen físico. Ya que una reacción anafiláctica puede progresar con mucha rapidez, el tratamiento no se debe demora para realizar más estudios de diagnóstico.

Tratamiento

El desencadenante se debe apartar lo más rápido posible de la persona que está reaccionando. Levantar las piernas por encima del nivel de la cabeza puede ser útil en caso de tener mareo debido a la disminución en la presión arterial. El especialista en emergencias probablemente usará fluidos intravenosos y adrenalina para subir la presión arterial. Además, se administran medicamentos esteroides y antihistamínicos para detener la respuesta inmunitaria exagerada Si hay alguna dificultad para respirar se usan medicamentos inhalados y oxígeno para ayudar. En casos graves, puede ser necesario usar un tubo respiratorio hasta que la reacción inmunitaria se estabilize.

Prevención

Evitar los desencadenantes conocidos es parte importante de la prevención de la anafilaxia. Muchas personas que tuvieron un episodio de anafilaxia en respuesta a sustancias comunes o medicamento, deciden usar una pieza de joyería (generalmente un brazalete o pulsera) en la que se ha grabado su alergia, para orientar al personal médico en caso de emergencias. Para algunas personas, es posible hacerse un tratamiento de desensibilización, lo que significa que el cuerpo es expuesto lentamente al desencadenante responsable de la anafilaxia. Esto hace que el sistema inmunitario se acostumbre poco a poco a la sustancia desencadenante, ayudando a reducir la gravedad de reacciones alérgicas en el futuro. Las personas que tienen un riesgo alto de reacciones graves deberían tener un plan de acción en su escuela o trabajo, esto incluye educación sobre la prevención a la exposición de desencadenantes y cómo actuar en caso de anafilaxia. En algunos casos, también se pueden prescribir botiquines de emergencia.

Pronóstico

La anafilaxia puede ser una situación que compromete la vida y requiere tratamiento de emergencia. Si reciben el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas se recuperarán bien.

Otras denominaciones

  • reacción alérgica grave y generalizada