1. Ada
  2. Condiciones
  3. Infarto del tronco encefálico

Infarto del tronco encefálico

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

Un infarto del tronco encefálico es un tipo de accidente cerebrovascular (interrupción de la circulación de la sangre al cerebro) que afecta el tronco del encéfalo, es decir, la parte del cerebro que está por arriba de la médula espinal y que regula la respiración, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Las personas que tienen presión arterial alta, niveles altos de colesterol, enfermedades cardiovasculares (como ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares anteriores) o quienes tienen familiares que tuvieron estos problemas tienen un riesgo más alto. Los síntomas típicos incluyen mareo, vértigo, falta de equilibrio y alteraciones de las funciones vitales como la respiración y el latido del corazón. La recuperación de un ataque de este tipo depende del tamaño de la zona del cerebro afectada. En algunos casos, esta condición médica puede poner en riesgo la vida, aunque esto es infrecuente. Muchas personas se recuperan bien con fisioterapia y tratamiento de la causa de su derrame cerebral.

Riesgos

Los infartos del tronco encefálico se producen por una interrupción del suministro de sangre al tronco encefálico, ya sea por un bloqueo en los vasos sanguíneos (accidente cerebrovascular isquémico) o por un sangrado en el tronco encefálico (accidente cerebrovascular hemorrágico). Es más frecuente en los hombres y se torna más común con el paso de los años. Las personas con fibrilación auricular (un ritmo cardíaco anormal), presión arterial alta, colesterol alto, enfermedades cardiovasculares y antecedentes familiares de infartos o mini infartos cerebrales tienen mayor riesgo. Fumar, abusar del alcohol y la falta de actividad física también aumentan el riesgo de presentar esta condición.

Síntomas

Los síntomas pueden variar mucho de persona a persona y dependen de la zona del cerebro afectada. Los síntomas comunes son mareos, falta de equilibrio, pérdida de la audición y visión doble. Algunas personas pierden el sentido del tacto o se les debilitan los brazos, las piernas o la cara. Algunas personas experimentan hipo persistente, náuseas, vómitos o dificultades para respirar.

Diagnóstico

El diagnóstico suele realizarse en una consulta de neurología en base a los síntomas, un examen clínico y una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM) del cerebro. También pueden realizarse una ecografía Doppler de las arterias del cuello y una angiografía para detectar bloqueos en otros vasos sanguíneos. Otros estudios pueden incluir un electrocardiograma y análisis de sangre para evaluar las funciones renal y hepática.

Tratamiento

Ante un posible infarto del tronco encefálico es necesaria una consulta médica urgente. El tratamiento depende del tipo de infarto y de los síntomas. Si una hemorragia causó el ataque, es posible que sea necesario detenerla usando una grapa (clip) o un espiral. Si un bloqueo en un vaso sanguíneo causó el accidente cerebrovascular, se puede disolver con la ayuda de medicación. El tratamiento a largo plazo depende de las consecuencias del ataque, pero la fisioterapia y la fonoaudiología (logopedia) son útiles. Es posible que algunas personas necesiten tomar medicamentos para diluir la sangre (anticoagulantes) para prevenir otro ataque.

Prevención

El ejercicio regular, perder peso, dejar de fumar y evitar el abuso de alcohol o drogas son medidas que pueden ayudar a reducir la probabilidad de tener un accidente cerebrovascular. La presión arterial alta, la fibrilación auricular y la diabetes se deben controlar bien con el fin de reducir el riesgo de tener un accidente cerebrovascular.

Pronóstico

Las consecuencias de un infarto del tronco encefálico dependen del tamaño del infarto y de la zona del cerebro afectada. En algunos casos, puede poner en riesgo la vida. El diagnóstico y tratamiento tempranos mejoran las probabilidades de recuperación, pero en algunos casos esta condición trae complicaciones graves a largo plazo.