1. Ada
  2. Condiciones
  3. Infección del tracto genital por clamidia

Infección del tracto genital por clamidia

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La infección del tracto genital por clamidia es una infección bacteriana de transmisión sexual común que afecta con mayor frecuencia a hombres y mujeres entre 18 y 25 años. La clamidia se transmite durante las relaciones sexuales sin protección (sin utilizar preservativo). Muchas personas que tienen clamidia no presentan síntomas, lo que permite que fácilmente pase desapercibida. A medida de que la infección progresa, algunas personas desarrollan síntomas incluyendo dolor en la parte baja del abdomen (vientre), dolor al orinar y un flujo vaginal en las mujeres o una secreción del pene en los hombres. El diagnóstico se basa en un análisis de orina o una muestra de la secreción del pene o la vagina. La clamidia se trata con antibióticos. La mayoría de las personas se recuperan bien después del tratamiento, pero si no se trata, puede producir daños a los órganos reproductivos lo que puede llevar a la infertilidad.

Riesgos

Esta condición es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis. La clamidia se contagia por vía sexual y los jóvenes menores de 25 años que tienen relaciones sexuales sin protección o que han practicado sexo con múltiples parejas sexuales durante el último año tienen mayor riesgo de infectarse por clamidia.

Síntomas

Esta infección no suele producir síntomas durante las tres primeras semanas. Los síntomas típicos pueden incluir secreción de la vagina o del pene, dolor durante las relaciones sexuales o al orinar, dolor en la parte baja del abdomen (vientre) y fiebre.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza en una consulta médica basándose en los síntomas y un examen físico. Una muestra de orina o un hisopado de la secreción del interior de la vagina o de la punta del pene puede confirmar la presencia de la bacteria. Dado que muchas persona no presentan ningún síntoma, pueden ser diagnosticados durante un control de rutina (estudios realizados sin que haya síntomas) o porque piensan que pueden estar en riesgo de poseer una infección de transmisión sexual.

Tratamiento

La clamidia se trata con antibióticos. Además, es importante comunicar el diagnóstico a todas las parejas sexuales para que puedan hacerse estudios y recibir tratamiento. Las personas que están en tratamiento por clamidia no deben tener relaciones sexuales hasta terminar el tratamiento con antibióticos.

Prevención

Utilizar preservativos (condones) durante las relaciones sexuales previene el contagio con clamidia. Asegurarse que las parejas sexuales se hagan estudios para detectar la infección y se traten en caso de tenerla también contribuye a prevenir su propagación.

Pronóstico

La clamidia es fácil de tratar y responde bien a los antibióticos. La mayoría de las personas se recuperan bien. Si no se trata, la infección con clamidia puede producir infertilidad tanto en hombres como en mujeres. Las mujeres especialmente tienen riesgo de desarrollar una complicación llamada enfermedad inflamatoria pélvica, que es una infección que involucra los órganos reproductivos. Esto puede aumentar el riesgo de un embarazo ectópico en el futuro. Las mujeres embarazadas que contraen clamidia corren el riesgo de pasar la infección al bebé, tener un parto prematuro o perder el embarazo.

Otras denominaciones

  • infección bacteriana del aparato reproductor y urinario