1. Ada
  2. Condiciones
  3. Cefalea en racimo

Cefalea en racimo

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La cefalea en racimos son ataques intensos de dolor de cabeza o de ojos. Tienden a afectar un lado de la cabeza y el dolor surge de los alrededores o detrás del ojo. Estos dolores de cabeza tienden a repetirse. La causa de la cefalea en racimos es incierta. La cefalea en racimos puede afectar a cualquiera, pero por lo general afectan a adultos jóvenes y de edad mediana. El tratamiento se limita a usar calmantes (analgésicos) y respirar oxígeno puro por un corto período de tiempo. La cefalea en racimos no tienen cura, pero pueden controlarse. La cefalea en racimos tiende a ser menos frecuentes con el paso del tiempo.

Riesgos

Las causas de las cefalea en racimos se conocen muy poco, pero una liberación repentina de histamina (una sustancia usualmente producida por el cuerpo como parte del sistema inmunitario) se considera como una causa probable. Muchas personas que experimentan cefalea en racimos pueden advertir con el tiempo que sus dolores de cabeza son desencadenados por determinados alimentos, bebidas u olores. La cefalea en racimos puede ocurrir a cualquier edad, aunque por lo general ocurre por primera vez después de los 20 años. Este tipo de dolores de cabeza suele ser más común en varones que en mujeres. La cefalea en racimos también puede ser hereditaria.

Síntomas

La cefalea en racimos se caracteriza por un dolor de cabeza fuerte, agudo y punzante, de un solo lado, que comienza de repente alrededor o detrás del ojo. Estos dolores de cabeza pueden durar entre 15 minutos y 3 horas. Otros síntomas pueden incluir párpados caídos, lagrimeo, ojo enrojecido y goteo nasal. Suele no haber dolor en el período de tiempo entre cefaleas. Por lo general, hay un período de semanas o meses entre las cefaleas, aunque algunas personas tienen cefalea en racimos con más frecuencia. Los dolores de cabeza tienden a repetirse en el mismo momento del día.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y un examen físico. Un registro de los dolores de cabeza puede ayudar a confirmar el diagnóstico. Es probable que se necesiten otros estudios, tales como una resonancia magnética (RM) de la cabeza, para descartar otras causas posibles de los dolores de cabeza.

Tratamiento

Puede ser útil consultar a un neurólogo para que recomiende un tratamiento. Suele prescribirse un medicamento llamado sumatriptán porque funciona específicamente para tratar el dolor de cabeza y funciona más rápido que otros medicamentos para el alivio del dolor. Respirar oxígeno puro por un corto período de tiempo también suele ayudar a aliviar el dolor de la cefalea en racimos.

Prevención

Algunos medicamentos pueden prevenir episodios de cefalea en racimos. Es importante conversar al respecto en una consulta médica, ya que dichos medicamentos tal vez no sean apropiados en todos los casos.

Pronóstico

La cefalea en racimos no pone en riesgo la vida, pero puede interferir con el trabajo y la vida social de una persona. Muchas personas aprenden a controlar sus dolores de cabeza y, en general, los dolores de cabeza se vuelven menos frecuentes con el paso del tiempo.