1. Ada
  2. Condiciones
  3. Otitis media aguda pediátrica

Otitis media aguda pediátrica

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La otitis media aguda es una infección del oído medio. Cuando aparece en niños, se le llama otitis media pediátrica (o infantil). Es una condición muy común en la niñez, especialmente en los menores de 5 años de edad, que puede ser provocada por virus o bacterias. El oído medio es la parte del oído que se encuentra detrás de la membrana del tímpano y que colabora con la conducción del sonido a través del oído. Los signos típicos de otitis media aguda pueden incluir dolor de oído, fiebre, dificultad para escuchar y dificultad para dormir. Los bebés pueden llorar más de lo usual o tirarse de la oreja. Estas infecciones se tratan con medicamentos para aliviar el dolor (analgésicos) y a veces es necesario tomar antibióticos. La mayoría de los niños no presentan ninguna complicación y se recuperan bien de las infecciones del oído medio.

Riesgos

La otitis media aguda puede ser causada por virus (de resfriados, gripe, etc.) o por bacterias. Por esta razón, una infección del oído medio puede comenzar luego de un resfrío o gripe. Además, los niños que tienen familiares que fuman pueden ser más propensos a sufrir infecciones del oído medio. Otras condiciones que provocan inflamación de la nariz (como alergias o inflamación de las amígdalas) también pueden aumentar las probabilidades de tener infecciones del oído medio, puesto que la hinchazón puede bloquear el conducto que comunica la nariz con el oído medio. El bloqueo de este conducto puede facilitar que virus o bacterias infecten el oído medio. A su vez, como este conducto es más corto en los niños, tiende a bloquearse más fácilmente que en los adultos.

Síntomas

Los síntomas típicos de estas infecciones son dolor de oído y dificultad para oír. Los niños pequeños pueden tirarse o jalarse de la oreja afectada, tener dificultades para dormir y llorar más de lo normal. Algunos niños incluso pueden tener fiebre, dolores de cabeza y perder el apetito. Los casos graves pueden causar la ruptura del tímpano y puede salir pus del oído.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse en consulta médica basándose en los síntomas y un examen físico. Se puede usar un otoscopio (una herramienta pequeña) para observar el tímpano.

Tratamiento

El dolor se puede aliviar aplicando compresas tibias o tomando analgésicos (como ibuprofeno y paracetamol). En general no se necesitan antibióticos para tratar las infecciones del oído medio, pero es posible que se receten a los niños que tienen infecciones de oído complicadas u otros problemas de salud. Si un niño experimenta infecciones del oído medio repetidas, es posible que en consulta médica se recomiende realizar una intervención para drenar el líquido del oído medio (una miringotomía).

Prevención

Tomar medidas para prevenir el contagio de resfriados o gripe en el hogar y en la comunidad puede ayudar a prevenir algunos casos de otitis media aguda. Además, los niños no deben exponerse al humo de cigarrillo. Existen vacunas contra algunos virus y bacterias que pueden causar otitis media aguda, por lo que cumplir con el calendario de vacunación puede ayudar a prevenir las infecciones del oído medio.

Pronóstico

La otitis media aguda suele mejorar en 1 o 2 semanas sin provocar complicaciones. Es posible que algunos niños contraigan infecciones del oído medio recurrentes y estos pueden presentar complicaciones como bloqueo del conducto auditivo o una infección en los huesos que rodean el oído.