1. Ada
  2. Condiciones
  3. Fiebre reumática

Fiebre reumática

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La fiebre reumática es una inflamación que se presenta después de una amigdalitis causada por una bacteria en particular (específicamente, un estreptococo del grupo A). La fiebre reumática afecta comúnmente las articulaciones y el corazón y a pesar de que puede causar muchos síntomas distintos los más comunes son fiebre y dolor e hinchazón en las articulaciones. Otros síntomas son dolor de pecho, tos, dificultad para respirar, movimientos involuntarios (corea) y sarpullido. La fiebre reumática se trata con antibióticos. Algunos niños que tienen fiebre reumática pueden desarrollar problemas con sus válvulas del corazón.

Riesgos

La fiebre reumática se ha tornado infrecuente en muchos países porque el problema de fondo, una infección bacteriana de las amígdalas, se puede tratar con antibióticos. Todavía tiende a ser común en partes del mundo donde existe poco acceso a la atención médica y condiciones de hacinamiento. Este problema tiende a afectar a niños entre los 5 y 15 años de edad y es infrecuente en los adultos. Los niños que no reciben tratamiento adecuado para la amigdalitis bacteriana están en mayor riesgo de desarrollar esta condición.

Síntomas

Los síntomas se presentan entre 10 a 20 días después de una infección bacteriana de las amígdalas o de la garganta y envuelven fiebre, dolor de cabeza, debilidad, un sarpullido que no pica y dolor articular que afecta principalmente las articulaciones más grandes y se extiende de una articulación a otra. Más adelante, pueden presentarse movimientos musculares involuntarios. Algunas personas pueden desarrollar carditis (inflamación del músculo cardíaco), que causa dolor de pecho, tos y dificultad para respirar.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y en un examen físico. Además, se confirma con un análisis de sangre que muestra evidencia de inflamación. También podría ser necesario realizar un electrocardiograma (ECG) y una ecografía para examinar el corazón.

Tratamiento

La infección bacteriana se trata con antibióticos. Los síntomas de la fiebre reumática se pueden aliviar con medicamentos antiinflamatorios y, si es necesario, esteroides en comprimidos. Si la fiebre reumática afecta al corazón, podrían recetarse antibióticos a largo plazo.

Prevención

En un caso de amigdalitis es importante realizar una consulta médica y completar el tratamiento con antibióticos para prevenir la fiebre reumática. Extirpar las amígdalas luego de un episodio de fiebre reumática puede ayudar a prevenir episodios futuros de amigdalitis estreptocócica y recurrencia de fiebre reumática.

Pronóstico

El pronóstico después de una fiebre reumática depende de si el corazón resultó afectado. Muchos niños se recuperarán bien sin experimentar complicaciones. Algunas personas requieren antibióticos a largo plazo para prevenir nuevas infecciones. Las personas que tienen fiebre reumática con carditis (inflamación del corazón) pueden presentar enfermedades del corazón (cardiopatías) en el futuro y, con el paso del tiempo, pueden necesitar cirugía para reparar las válvulas cardíacas dañadas.