1. Ada
  2. Condiciones
  3. Acné común

Acné común

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El acné es un problema de la piel en el que el aceite (sebo) y las células muertas de la piel obstruyen los poros (folículos pilosos) y causan la formación de espinillas (granos). El acné se diferencia de las espinillas comunes ya que tienden a surgir muchas espinillas y tiende a volverse recurrente. El acné es bastante común y la mayoría de las personas lo experimenta por lo menos una vez. Suele aparecer durante la pubertad y va desapareciendo en la adultez. Puede causar cicatrización de la piel, pero en la mayoría de los casos no provoca problemas de salud a largo plazo.

Riesgos

Las espinillas aparecen cuando las células muertas y la oleosidad tapan los poros de la piel. A medida que se acumula mayor oleosidad detrás del bloqueo el poro se inflama y la espinilla comienza a doler. Es frecuente que el acné aparezca en la adolescencia y suele estar relacionado con las hormonas que comienzan a circular en el cuerpo durante la pubertad. Probablemente el acné desaparecerá en los primeros años de la adultez, pero puede permanecer más tiempo. El acné afecta a los hombres adolescentes más que a las mujeres y es más común en las mujeres adultas que en los hombres y a veces el acné es hereditario. El uso de aceites o cremas pesados que obstruyen los poros por veces estimula la aparición del acné. Las personas que tienen un desequilibrio hormonal probablemente sean más propensas a tener acné.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen espinillas, quistes y nódulos. Estos pueden aparecer como puntos negros, puntos blancos, granos con pus o bultos duros debajo de la piel. Las espinillas suelen aparecen en la cara, aunque también pueden brotar en los hombros, la espalda, el pecho y otras partes del cuerpo. La piel que cubre y que rodea a estas espinillas a veces está irritada y dolorida. Con el paso del tiempo, la piel comprometida puede ponerse oscura o pueden formarse cicatrices.

Diagnóstico

Habitualmente el acné se diagnostica examinando la piel para contar la cantidad y el grado de gravedad de las espinillas.

Tratamiento

El tratamiento del acné depende de su gravedad. Las medidas simples que se pueden tomar para aliviar los síntomas del acné incluyen lavarse la cara y el cabello regularmente (pero no excesivamente) para eliminar el exceso de oleosidad, así como evitar las cremas y los cosméticos oleosos y pesados. Dejar de fumar suele aliviar los síntomas. Apretar o reventar las espinillas puede obstruir aún más los poros y provocar el empeoramiento del acné. Algunas mujeres descubren que el acné que está relacionado con su ciclo menstrual se controla cuando toman píldoras anticonceptivas. En una consulta médica se pueden recomendar o recetar otros tratamientos para el acné que incluyen fototerapia o laserterapia, jabones faciales medicados, descamación (peeling) facial, medicamentos orales y, si existe una infección bacteriana, antibióticos. Seguir una dieta sana que incluya granos integrales y frutas y verduras frescas puede ayudar a aliviar los síntomas del acné.

Prevención

Evitar la aplicación de cremas y cosméticos oleosos y pesados, así como también las cosas que raspan la piel (como cintas del pelo o vinchas, ropas pesadas y ropa interior con tirantes) puede ayudar a reducir algunos de los síntomas del acné.

Pronóstico

El acné suele aliviarse en la adultez. El acné grave o persistente puede dejar cicatrices en la piel y también puede causar problemas de autoestima, que a veces persisten a lo largo de la vida adulta de la persona.