1. Ada
  2. Condiciones
  3. Apendicitis aguda

Apendicitis aguda

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico
  7. Otras denominaciones

Resumen

Una apendicitis aguda es una condición en la cual se inflama el apéndice (una bolsa pequeña conectada al intestino grueso). Es una causa frecuente de dolor abdominal (vientre) y requiere una consulta médica urgente. Es típico que se presente en niños, adolescentes y adultos jóvenes, aunque puede aparecer en personas de cualquier edad. Los síntomas característicos son dolor abdominal que comienza alrededor del ombligo o en la zona inferior derecha del vientre, pérdida del apetito, náuseas y vómitos. Aunque se usen antibióticos en el tratamiento de la apendicitis aguda, la mejor cura es la apendicectomía (cirugía para extraer el apéndice).

Riesgos

Esta condición típicamente afecta a niños, adolescentes y adultos jóvenes, aunque puede surgir en personas de cualquier edad.

Síntomas

Los síntomas característicos son dolor abdominal (vientre) que comienza alrededor del ombligo y se traslada a la zona inferior derecha del vientre, así como también náuseas, vómitos y pérdida del apetito. Los síntomas menos comunes incluyen diarrea y fiebre. La inflamación del apéndice causa irritación en el interior del viente, lo que provoca los síntomas.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace en una consulta médica, evaluando los síntomas y examinando a la persona. Para confirmar el diagnóstico suele ser necesario realizar un análisis de sangre y una exploración (ya sea una ecografía o una tomografía computarizada). Para lograr un diagnóstico definitivo, un especialista en patología examina el apéndice después de ser extirpado.

Tratamiento

La apendicectomía (extracción del apéndice por medio de una cirugía) es el tratamiento habitual para la apendicitis. Podría ser necesario tomar antibióticos para prevenir o tratar infecciones que surgen como consecuencia de la infección del apéndice.

Pronóstico

Si el apéndice se extrae antes de que estalle, la mayoría de las personas se recuperan rápidamente. La recuperación después de la cirugía suele tomar de una a dos semanas. Pueden surgir complicaciones si el apéndice estalla antes de la extracción quirúrgica, y esto puede demorar la recuperación general.

Otras denominaciones

  • inflamación del apéndice