1. Ada
  2. Condiciones
  3. Pielonefritis aguda

Pielonefritis aguda

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La pielonefritis aguda es una infección de los riñones. Suele ser causada por bacterias que suben de la vejiga a los riñones. La pielonefritis afecta a las mujeres más frecuentemente que a los hombres. Los síntomas más comunes incluyen dolor de espalda o vientre (barriga), fiebre, náuseas y vómitos. La pielonefritis se trata con antibióticos y analgésicos. Con un tratamiento adecuado, la mayoría de las personas se recuperan bien.

Riesgos

Esta condición es causada comúnmente por bacterias que suben de la vejiga a los riñones. Afecta con más frecuencia a las mujeres que a los hombres. Puede afectar a personas de cualquier edad, aunque por lo general afecta a mujeres entre los 15 y 30 años de edad, así como también a bebés y adultos mayores. Algunos problemas de salud que bloquean el flujo de orina por los riñones o la vejiga aumentan el riesgo de las infecciones de las vías urinarias (por ejemplo, agrandamiento de la próstata o cálculos renales). Otros factores de riesgo incluyen un sistema inmunitario debilitado, embarazo, el uso de catéteres urinarios (tubos de uso médico que permiten la salida de orina de la vejiga) y la diabetes.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen fiebre, escalofríos, dolor de espalda o vientre, náuseas y vómitos. Otros síntomas incluyen pérdida del apetito, orinar con frecuencia, sangre en la orina y orina con olor inusual.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas, un examen físico, y un análisis de orina. Un análisis de orina con tira reactiva suele revelar la presencia de pus y sangre, y también se analiza para detectar la bacteria específica causante de la infección.

Tratamiento

La pielonefritis se trata con antibióticos. Los analgésicos simples (paracetamol, ibuprofeno) son útiles para aliviar el dolor. Consumir mucho líquido puede ayudar a limpiar las bacterias de los riñones y la vejiga. En los casos graves, podría ser necesario recibir antibióticos por vía intravenosa (por goteo) o realizar una cirugía para drenar el pus de alrededor de los riñones.

Prevención

Recibir tratamiento para la cistitis (infecciones de vejiga) puede ayudar a prevenir algunos casos de pielonefritis. Evitar el uso de métodos anticonceptivos que usan espermicida también puede ayudar. Para las personas que tienen episodios de pielonefritis recurrentes, tomar antibióticos a largo plazo puede prevenir infecciones nuevas.

Pronóstico

Con tratamiento, la mayoría de las personas con una infección renal leve comienzan a sentirse mejor dentro de los 2 a 3 días de comenzar a tomar los antibióticos. Sin embargo, la pielonefritis se puede tornar recurrente, y en ese caso, puede causar cicatrices en los riñones.