1. Ada
  2. Condiciones
  3. Meningitis bacteriana

Meningitis bacteriana

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La meningitis bacteriana es una infección bacteriana de las meninges (las membranas que rodean el cerebro) que puede ser causada por varias bacterias diferentes, siendo la más conocida la Neisseria meningitidis (la enfermedad meningocócica). Se trata de una condición grave que requiere una consulta médica urgente. Los síntomas típicos son dolor de cabeza, cuello rígido, fiebre y vómitos. Estos síntomas pueden comenzar en forma muy repentina, y la persona afectada puede llegar a estar muy enferma en unas pocas horas. La meningitis bacteriana se trata con antibióticos, aunque pueden necesitarse otros tratamientos para apoyar a la persona durante la enfermedad. La detección y tratamiento temprano ofrece las mejores probabilidades de una buena recuperación.

Riesgos

Los recién nacidos tienen más riesgo de contraer meningitis, aunque esta pueda afectar a personas de todas las edades. Además, los hombres pueden tener un poco más de riesgo que las mujeres. Las personas que tienen otros problemas de salud (incluyendo una infección reciente en la garganta u oído) o que recientemente se fracturaron el cráneo tienen un riesgo más alto de meningitis.

Síntomas

Los síntomas típicos de meningitis bacteriana son dolor de cabeza, cuello rígido, náuseas, vómitos, fiebre y sensibilidad a la luz (fotofobia). Otros síntomas incluyen somnolencia y confusión. Algunas causas de meningitis pueden provocar un sarpullido de color morado. Los síntomas pueden aparecer de repente, y la persona afectada puede llegar a estar muy enferma en unas pocas horas.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas, el examen físico y los estudios que confirman la presencia de una infección grave en el cuerpo. Además, se toma una muestra de líquido cefalorraquídeo (el líquido presente en las meninges alrededor del cerebro y la médula espinal) y se analiza para detectar la bacteria específica que está causando la infección.

Tratamiento

La meningitis bacteriana es una condición muy seria y requiere una consulta médica urgente. La infección se trata con antibióticos intravenosos o IV (por goteo). Las personas que tienen meningitis bacteriana suelen estar muy enfermas, y pueden necesitar otros tratamientos de apoyo (tales como líquidos para aumentar la presión arterial) mientras los medicamentos antibióticos actúan para combatir la infección.

Prevención

Algunas causas más comunes de meningitis bacteriana se previenen recibiendo las vacunas correspondientes. Cumplir con el calendario de vacunación recomendado puede ayudar a prevenir algunos casos de meningitis. La buena higiene, como el lavado de manos, también puede ayudar a evitar algunos casos de meningitis bacteriana.

Pronóstico

El diagnóstico y tratamiento temprano brindan la mejor oportunidad de una buena recuperación. Los casos graves de meningitis bacteriana tienen un índice más alto de complicaciones, incluyendo convulsiones y daño cerebral. La meningitis bacteriana puede causar la muerte en algunos casos, especialmente en los niños muy pequeños y los adultos mayores.

Otras denominaciones

  • infección bacteriana alrededor del cerebro y la médula espinal