1. Ada
  2. Condiciones
  3. Vaginitis bacteriana

Vaginitis bacteriana

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La vaginitis bacteriana, también llamada vaginosis bacteriana, es una infección de la vagina causada por bacterias. Es producida por un desequilibrio o crecimiento excesivo de las bacterias naturales de la vagina. Esta condición médica es más común en las mujeres sexualmente activas. El síntoma más común es una secreción vaginal blanco grisácea o amarilla, espumosa y que puede olor desagradable. Un tratamiento corto con antibióticos puede curarla y la mayoría de las personas no tienen problemas permanentes.

Riesgos

La vaginitis bacteriana puede presentarse cuando se desequilibra la distribución natural de las bacterias de la vagina. Las mujeres que tienen un dispositivo intrauterino (DIU), que tomaron antibióticos recientemente, que tienen un compañero sexual nuevo o aumentaron la cantidad de sus compañeros sexuales, o están usando duchas vaginales pueden aumentar su riesgo de contraer vaginitis bacteriana. Es muy común en mujeres adultas.

Síntomas

El síntoma más común es una secreción vaginal gris, espumosa y que tiene un olor desagradable. Esta secreción tiende a ser más abundante que la secreción vaginal normal. Algunas mujeres pueden desarrollar picazón e hinchazón de la vulva, dolor al orinar o dolor durante las relaciones sexuales.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse basándose en los síntomas, un examen ginecológico y, en algunos casos, analizando una muestra de la secreción vaginal para detectar bacterias inusuales.

Tratamiento

Se hace un tratamiento corto con antibióticos en comprimidos. También existen antibióticos en gel que se pueden aplicar en la vagina.

Prevención

A algunas personas, evitar el uso de duchas vaginales, perfumes o desodorantes puede ayudarles a prevenir la aparición de vaginosis bacteriana.

Pronóstico

Esta condición generalmente no es complicada y se cura después de un tratamiento con antibióticos. Muchas mujeres tendrán vaginitis bacteriana recurrente. Si la vaginitis bacteriana aparece durante un embarazo y no se trata, puede aumentar el riesgo de complicaciones como un nacimiento prematuro o un aborto espontáneo. También puede aumentar el riesgo de contraer algunas infecciones de transmisión sexual (ETS).

Otras denominaciones

  • proliferación bacteriana en la vagina