1. Ada
  2. Condiciones
  3. Asma infantil

Asma infantil

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El asma es un trastorno inflamatorio crónico que afecta las vías respiratorias. Cuando este problema se manifiesta en la infancia, suele llamarse asma infantil. El asma ocasiona un estrechamiento o bloqueo repentino y reversible (no permanente) de las vías respiratorias y una disminución del flujo de aire. La contaminación del aire y los alérgenos pueden ser disparadores de ataques de asma, los cuales se caracterizan por silbidos, rigidez en el pecho y dificultad para respirar. Los episodios graves de asma pueden reconocerse por una dificultad para respirar estando en reposo y cuando no es posible comer o decir una oración entera sin tener que detenerse para respirar. El asma infantil puede empeorar por la exposición al humo del cigarrillo, infecciones en las vías respiratorias o por alergias. Los síntomas suelen controlarse bien con medicamentos y evitando aquello que se sabe empeora los síntomas.

Riesgos

Los niños cuyos padres tienen asma y los niños con alergias son más propensos a contraer asma. Los niños expuestos a humos irritantes tales como el de cigarrillo y aire contaminado también son más propensos al asma que otros niños.

Síntomas

Los síntomas típicos son dificultad para respirar, silbidos al respirar, tos y sensación de estrechez en el pecho. Durante un fuerte episodio de asma, los niños pueden tener dificultad para respirar en reposo, hablar entrecortado por la tos, y toser flema clara o transparente. Los síntomas pueden aparecer de repente o en respuesta a un disparador, y pueden empeorar durante la noche. Algunas personas notan que sus síntomas empeoran a lo largo de 1 o 2 semanas antes de tener un episodio de asma especialmente fuerte. Los síntomas son resultado de la inflamación que produce estrechamiento de las vías respiratorias, lo que dificulta el paso normal del aire a los pulmones.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse luego de evaluar los síntomas, haciendo un examen físico y descartando otras condiciones tales como infecciones en las vías respiratorias. También se realiza una prueba respiratoria, llamada espirometría, para medir el flujo de aire a través de los pulmones y las vías respiratorias.

Tratamiento

Para mejorar los síntomas, se utilizan medicamentos que se inhalan para reducir la inflamación de las vías respiratorias. Dichos medicamentos pueden tomarse periódicamente o sólo cuando el niño está produciendo silbidos o tiene dificultad para respirar. En momentos de síntomas graves de asma, los niños pueden necesitar oxígeno u otros tratamientos de emergencia que los ayuden a respirar.

Prevención

Tomar medidas para prevenir el contagio de resfriados o gripe en el hogar y la comunidad puede ayudar a evitar episodios de asma. Evitar aquello que empeora el asma (alergias, zonas de aire contaminado, ejercicio) puede ayudar a controlar los síntomas. No permitir que se fume en la casa o cerca de los niños puede ayudar a prevenir o reducir la cantidad de ataques de asma.

Pronóstico

En algunos niños con asma moderada los síntomas pueden desaparecer a medida que crecen. Los niños con asma infantil grave tienen más probabilidades de continuar teniendo asma en su vida adulta.