1. Ada
  2. Condiciones
  3. Fibromialgia

Fibromialgia

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico

Resumen

La fibromialgia es un síndrome de dolor crónico caracterizado por dolor muscular y sensibilidad generalizados. La ubicación del dolor varía entre los músculos, las articulaciones y la espalda. Otros síntomas pueden ser dolor abdominal, dolor de cabeza, sensación generalizada de malestar, rigidez matinal y mala calidad del sueño. Aún no se ha descubierto una causa definitiva para la fibromialgia, pero muestra una fuerte tendencia a ser hereditaria. Suele afectar con más frecuencia a mujeres de entre 20 y 50 años. El diagnóstico de fibromialgia se basa en el patrón y la duración de los síntomas, y en la exclusión de otras causas posibles para los síntomas. El ejercicio, los analgésicos y el apoyo emocional son las bases del tratamiento. No existe una cura específica para la fibromialgia. Algunas personas aprenden a controlar los síntomas, mientras que otras pueden no responder bien al tratamiento, provocando dolor.

Riesgos

Las causas de la fibromialgia no se conocen, pero sí se conocen varios factores que se pueden combinar para desencadenar los síntomas de la fibromialgia. Estos factores incluyen tener un miembro de la familia que padezca fibromialgia, tener depresión, dormir mal, sentir estrés y haber sufrido una lesión muscular o un trauma emocional. Por lo general, afecta a mujeres de entre 20 y 50 años.

Síntomas

El síntoma principal de la fibromialgia es un dolor profundo y ardiente que afecta los músculos en ambos lados del cuerpo y se presenta en múltiples zonas. Otros síntomas pueden incluir sentirse más cansado de lo habitual, tener dificultades para dormir o concentrarse y tener problemas de memoria.

Diagnóstico

El diagnóstico se puede realizar en base de los síntomas, la duración del dolor y en un examen físico. Llevar un diario de los síntomas puede ayudar en la elaboración de un diagnóstico. Un análisis de sangre también puede ayudar a confirmar el diagnóstico en algunas personas, pero un resultado normal o negativo no excluye la fibromialgia. No obstante, para confirmar el diagnóstico, se deben excluir en consulta médica otras causas posibles de los síntomas, para lo cual, a menudo se realizan el análisis de sangre y de orina.

Tratamiento

Tratar la fibromialgia puede resultar complicado porque aún no se comprende bien la causa. Los programas de ejercicio y fisioterapia son muy efectivos para reducir el dolor y la rigidez muscular y algunas personas encuentran útil realizar actividades que apuntan a aliviar el estrés. Los analgésicos simples, como el paracetamol, al igual que las compresas calientes y los masajes pueden proporcionar alivio, pero si esto no se consigue se debe consultar con un especialista en dolor para que se recomiende otro tipo de medicación. Muchas personas con fibromialgia encuentran ayuda en los grupos de apoyo y en la orientación psicológica para conciliar el diagnóstico y el dolor a largo plazo.

Pronóstico

La fibromialgia suele ser un trastorno continuo, y no tiene una cura específica. Algunas personas aprenden a controlar los síntomas y otras tienen dolor persistente. En estos casos, la orientación psicológica y el apoyo emocional son muy importantes.