1. Ada
  2. Condiciones
  3. Herpes genital

Herpes genital

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El herpes genital es un trastorno viral que produce ampollas en los genitales. Es una condición médica frecuente que afecta tanto a hombres como a mujeres, es contagiosa y se transmite por el contacto físico directo, normalmente durante el contacto sexual. Las ampollas suelen arder y doler y las personas con este trastorno pueden también tener fiebre o inflamación de los ganglios linfáticos en la ingle. El tratamiento se realiza con cremas o comprimidos antivirales. Los síntomas de esta condición médica suelen ser recurrentes, en especial cuando la persona tiene algún malestar o está estresada.

Riesgos

El herpes genital es producido por el virus del herpes simple (VHS), que se contagia a través del contacto personal cercano. Los herpes genitales se transmiten por lo general durante el contacto sexual. Los jóvenes y adolescentes suelen contagiarse con más frecuencia, aunque es posible que suceda a cualquier edad. Las personas que tienen otras infecciones de transmisión sexual son más propensas a tener herpes genitales.

Síntomas

Un síntoma frecuente de herpes genital es tener picazón o dolor en la zona genital, seguido de pequeñas ampollas llenas de líquido que luego se convierten en llagas con costras. Los síntomas pueden durar hasta dos semanas. La primera vez que una persona tiene un brote de herpes genitales las ampollas pueden ser muy dolorosas. Otros síntomas incluyen fiebre, malestar generalizado, dolor al orinar, dolores musculares e inflamación de los ganglios linfáticos de la ingle. Los síntomas pueden reaparecer de vez en cuando, en especial en momentos de estrés o cuando la persona no está bien de salud.

Diagnóstico

Por lo general, el diagnóstico se basa en los síntomas y en el aspecto de las ampollas. Se puede analizar el líquido de las ampollas para determinar la presencia del virus del herpes simple para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

En casos leves, en los que las ampollas son pocas y la persona afectada se siente bien, el tratamiento solo consiste en cremas antivirales. También hay comprimidos disponibles para ayudar a prevenir o reducir los síntomas de un brote de ampollas. Los casos graves o complicados requieren medicación antiviral intravenosa (por goteo). Las mujeres embarazadas que tienen herpes genitales deben controlarse regularmente, ya que los bebés que nacen por vía vaginal pueden contraer el virus del herpes de la madre y estar expuestos a serias complicaciones.

Prevención

Usar condones y lubricantes durante la relación sexual ayuda a prevenir el contagio del virus del herpes simple. Evitar tener relaciones sexuales cuando hay ampollas también puede ser de ayuda.

Pronóstico

Las ampollas suelen desaparecer en una o dos semanas. Una vez infectadas, las personas llevan el virus consigo de por vida y es posible que las ampollas reaparezcan ante situaciones de estrés o cuando el sistema inmunitario está debilitado.