1. Ada
  2. Condiciones
  3. Verrugas genitales

Verrugas genitales

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

Las verrugas genitales son producidas por un virus conocido como virus del papiloma humano (VPH). El VPH es una infección de transmisión sexual que afecta tanto a hombres como a mujeres. Las verrugas son pequeñas protuberancias carnosas en la piel que pueden picar o sangrar al rascarlas. Existen diversas opciones para tratar las verrugas genitales, aunque por lo general mejoran con el tiempo sin realizar ningún tratamiento. Luego de haber sido extirpadas, las verrugas pueden reaparecer.

Riesgos

El virus de las verrugas (virus del papiloma humano, VPH) es contagioso y se transmite por contacto. Existen más de 100 tipos conocidos de virus de VPH y por lo general, las verrugas son producidas por los virus VPH-6 o VPH-11. El virus causa que las células de la piel se proliferen y produzcan un característico bulto carnoso y aunque las personas jóvenes son más propensas a contraer esta condición, puede afectar a cualquier persona que se exponga al virus. Si bien afecta a los hombres más que a las mujeres, los síntomas en las mujeres son más severos. Las personas que no practican sexo seguro tienen más chances de contraer el virus de las verrugas.

Síntomas

Las verrugas genitales son pequeños bultos carnosos, que pueden ser planos en la parte superior o tener forma de coliflor. Pueden aparecer en el pene, la vulva (zona genital femenina) y alrededor del ano. Generalmente, las verrugas no son dolorosas, pueden picar o sangrar al rascarlas y su color varía entre blanco, rojo y color piel.

Diagnóstico

Por lo general, una verruga genital se puede diagnosticar en consulta médica con solo mirarla. En algunos casos, se pueden extraer pequeñas muestras de la verruga y enviarlas al laboratorio para descartar otras causas posibles.

Tratamiento

No siempre es necesario tratar las verrugas genitales, pero a muchas personas les da vergüenza tenerlas y prefieren tratarlas. Existen muchos métodos para eliminar las verrugas genitales: lo más común es aplicar un medicamento directamente sobre la verruga; en una consulta médica, también se puede congelarla aplicando nitrógeno líquido para luego cortarla y extraerla. Si estos métodos no resultan exitosos, un profesional puede recomendar otros tratamientos alternativos.

Prevención

Usar condones durante las relaciones sexuales puede ayudar a prevenir el contagio del virus de las verrugas genitales. Si se está infectado, es importante avisar a las parejas sexuales para prevenir la transmisión del virus. Vacunarse contra el VPH también ayuda a evitar contraer los virus que producen las verrugas genitales, sin embargo la vacuna no es efectiva contra todos los tipos de virus que las producen.

Pronóstico

Muchas personas descubren que sus verrugas desaparecen eventualmente, aún sin haberlas tratado. Las verrugas genitales pueden reaparecer, particularmente en momentos de estrés o cuando el sistema inmunitario está débil.