1. Ada
  2. Condiciones
  3. Ataque de gota agudo

Ataque de gota agudo

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La gota es una condición inflamatoria que afecta las articulaciones. Es causada por el exceso de una sustancia química llamada ácido úrico. El ácido úrico aumenta en el cuerpo al consumir ciertos alimentos (especialmente mariscos, carne roja, hígado o riñón), así como también al consumir alcohol. Los síntomas más frecuentes son dolor fuerte en una articulación, enrojecimiento, inflamación y dificultad para moverla. El tratamiento consiste en evitar los alimentos que causan gota y tomar medicamentos para aliviar el dolor y disminuir la cantidad de ácido úrico en el cuerpo. Muchas personas logran manejar y evitar los episodios de gota a través de estas medidas.

Riesgos

La gota es causada por cantidades excesivas de ácido úrico en la sangre que forman cristales en las articulaciones. Los cristales son muy irritantes y hacen que la articulación se inflame (es decir, que se ponga roja, hinchada y dolorosa). La gota es muy común, afecta en mayor medida a hombres que a mujeres y se torna más frecuente con la edad avanzada. Beber alcohol, consumir carne roja y vísceras (como hígado o riñones) y tomar ciertos medicamentos aumenta la posibilidad de tener gota.

Síntomas

Los síntomas son causados por la inflamación de la articulación. Los más típicos son dolor fuerte en una articulación, enrojecimiento, hinchazón y dificultad para mover la articulación. Por lo general, los síntomas aparecen de repente y los ataques son recurrentes. Aunque una de las ´áreas más frecuentemente afectadas es la extremidad inferior, la gota puede atacar cualquier articulación.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en el historial del paciente y un examen físico. Es probable que se tome una muestra de fluido de una de las articulaciones inflamadas en una consulta médica para comprobar si hay cristales de ácido úrico en la articulación. Los análisis de sangre pueden medir la cantidad de ácido úrico en la sangre. Por otro lado, las ecografías o radiografías de la articulación ayudan a detectar signos de daños provocados por la gota.

Tratamiento

El dolor y la inflamación durante un ataque se controlan con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos (como ibuprofeno y paracetamol) o con colchicina. Se pueden prevenir futuros ataques de gota mediante cambios en la dieta (evitando los alimentos que desencadenan los ataques) y si es necesario tomando un medicamento llamado alopurinol. El alopurinol reduce la cantidad de ácido úrico en la sangre.

Prevención

La gota puede prevenirse evitando el consumo de alcohol y los alimentos que suelen desencadenar los ataques (carne roja, mariscos, hígado y riñón). Para algunas personas, perder peso también puede ayudar a evitar futuros episodios de gota.

Pronóstico

Muchas personas con gota sufren ataques recurrentes. La mayoría de las personas logran controlar los episodios con medicamentos y evitando consumir los alimentos que los desencadenan. Si la gota no se trata durante varios años puede producir daños permanentes, bultos debajo de la piel y, posiblemente, trastornos renales.

Otras denominaciones

  • forma dolorosa de artritis que afecta típicamente a una o a un pequeño número de articulaciones