1. Ada
  2. Condiciones
  3. Sarampión

Sarampión

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El sarampión es una infección viral altamente contagiosa que afecta más comúnmente a niños. Los síntomas del sarampión pueden incluir síntomas parecidos a un resfriado, fiebre y pequeños puntos entre grisáceos y blancos en la parte interior de la mejilla. Después de unos días aparece un sarpullido. No existe un tratamiento específico para el sarampión. Es importante mucho reposo y beber mucho líquido, y la fiebre debe manejarse con paracetamol o ibuprofeno. Se recomienda evitar situaciones sociales (trabajo, escuela, etc.) mientras dure la infección. La mayoría de las personas se recupera en el lapso de una semana a partir de que comenzaron los síntomas.

Riesgos

El sarampión es causado por un virus que se propaga por el aire con gotitas que salen de la garganta y la nariz cuando una persona infectada tose o estornuda. Los niños y las personas que no lo han tenido o que no hayan sido inmunizadas tienen mayor riesgo de infectarse.

Síntomas

Los síntomas del sarampión pueden incluir síntomas parecidos a un resfriado, tales como estornudos, goteo nasal, ojos rojos, fiebre y pequeños puntos entre grisáceos y blancos en la parte interior de la mejilla. Después de unos días aparece un sarpullido, que a menudo comienza en la cabeza y en el cuello.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y un examen físico. Se puede realizar un análisis de sangre para buscar evidencias de una infección reciente de sarampión, aunque generalmente esto no es necesario.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para el sarampión y los síntomas suelen desaparecer en el lapso de una semana. Además de reposo y beber mucho líquido, puede usarse paracetamol e ibuprofeno para bajar la fiebre y aliviar cualquier malestar o dolor.

Prevención

El sarampión puede prevenirse con una vacuna. Por lo tanto, cumplir con el programa recomendado de vacunación puede ayudar a prevenir infecciones por sarampión. Las personas con sarampión deben quedarse en su casa durante una semana después del sarpullido para evitar infectar a otros.

Pronóstico

La mayoría de las personas se recuperan a la semana de haber comenzado los síntomas, y por lo general no se presentan complicaciones. Los recién nacidos y los niños con otros problemas de salud tienen mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves tales como neumonía, meningitis (inflamación de los tejidos alrededor del cerebro) y encefalitis (inflamación e hinchazón del cerebro).