1. Ada
  2. Condiciones
  3. Apnea obstructiva del sueño

Apnea obstructiva del sueño

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un problema que se produce cuando los músculos de la garganta se relajan mientras se duerme, provocando un bloqueo de las vías respiratorias. Esto hace que las personas experimenten un sueño interrumpido porque tienen dificultad para respirar. Este problema tiende a afectar a adultos de entre 30 y 60 años de edad y una de las causas principales de este trastorno es la obesidad. Las personas con apnea obstructiva del sueño a menudo roncan fuerte mientras duermen y notan que se sienten inusualmente cansadas o incluso somnolientas durante el día. El diagnóstico puede confirmarse realizando un estudio del sueño, que vigila en busca de señales de problemas respiratorios mientras la persona duerme. El tratamiento de la apnea obstructiva del sueño depende de la gravedad de los síntomas y los cambios en el estilo de vida pueden ser muy efectivos para reducir o manejar los síntomas. Con una gestión activa del tratamiento, muchas personas advierten una mejora en sus síntomas.

Riesgos

La apnea obstructiva del sueño se produce cuando los músculos se relajan durante el sueño haciendo que las vías respiratorias se obstruyan, lo que produce que la persona deje de respirar (apnea). Es una condición bastante frecuente que afecta más comúnmente a personas de entre 30 y 60 años de edad. Se puede observar con más frecuencia en los hombres que a las mujeres y los factores de riesgo incluyen obesidad, fumar, consumir alcohol, tener un cuello grande o un problema de salud que haga que se tape la nariz como pólipos nasales o un tabique desviado.

Síntomas

El síntoma más común es roncar fuertemente junto con una respiración dificultosa e interrumpida durante el sueño. Durante estos episodios, las personas parecen despertarse un poco y comienzan a respirar de nuevo. Este sueño interrumpido puede causar adormecimiento durante el día, dificultad para concentrarse, problemas de memoria, dolores de cabeza e irritabilidad. En los niños los síntomas podrían ser menos evidentes, pero pueden incluir problemas de aprendizaje y de conducta.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas, un examen físico y de ser posible la descripción de estos episodios de boca de alguien que ha observado dormir a la persona afectada. Para confirmar el diagnóstico, se observa la persona en una clínica donde se vigila mientras duerme en busca de señales de apnea del sueño. Este examen se llama polisomnografía o estudio del sueño. Este estudio vigila las ondas cerebrales, los movimientos del pecho y el abdomen, el flujo de aire por la boca y la nariz, el nivel de oxígeno en la sangre y la actividad cardíaca.

Tratamiento

El tratamiento involucra cambios en el estilo de vida y el uso de dispositivos que ayudan a mantener abiertas las vías respiratorias. Las personas con apnea obstructiva del sueño pueden mejorar sus síntomas bajando de peso, reduciendo el consumo de cigarrillos y alcohol, realizando actividad física regular y evitando dormir boca arriba. En algunos casos, un dispositivo oral o una boquilla pueden ayudar a mantener la garganta abierta. En los casos más severos, una máquina que suministra aire por la nariz y la boca puede ayudar a prevenir que las vías respiratorias se bloqueen. Se suele recomendar una cirugía sólo si los otros tratamientos fallan.

Prevención

Mantener un peso saludable, realizar actividad física regular, reducir el consumo de cigarrillos y alcohol así como evitar dormir boca arriba pueden ayudar a prevenir los síntomas de la apnea obstructiva del sueño.

Pronóstico

La apnea obstructiva del sueño suele extenderse en el tiempo, pero algunos cambios en el estilo de vida pueden ser muy efectivos para manejar y reducir los síntomas. Si no se toman medidas para manejar este problema de salud, pueden desarrollarse complicaciones como accidentes por la somnolencia y elevada presión arterial.

Otras denominaciones

  • dificultad para respirar mientras se duerme, causada por obstrucción de las vías respiratorias