1. Ada
  2. Condiciones
  3. Neumonía pediátrica

Neumonía pediátrica

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La neumonía es una infección que afecta los pulmones. La infección puede ser causada por virus, bacterias u otros factores que causan infección. Cuando esto ocurre en niños menores de 10 años, se conoce como neumonía pediátrica (o infantil). Los síntomas principales son fiebre, tos y dificultad para respirar. Estos síntomas pueden comenzar de forma bastante repentina, o presentarse después de otro problema de salud, tal como un resfriado o una gripe. La medicación para tratar la neumonía se elige de acuerdo a la causa de la infección.

Riesgos

Solo resultan afectados los niños menores de 10 años. Los recién nacidos y los niños que tienen otros problemas de salud son más propensos a contraer neumonía. Los virus son una causa común de neumonía en niños. Las causas bacterianas son menos comunes y otros motivos son todavía más infrecuentes.

Síntomas

Los síntomas típicos son fiebre, tos, dificultad para respirar, silbidos y dolor de pecho. Los síntomas son causados por la infección y la inflamación de los pulmones, lo que provoca la acumulación de líquido en los pequeños sacos que forman los pulmones. Estos síntomas pueden comenzar de forma bastante repentina, o presentarse después de otro problema de salud, como un resfriado o una gripe.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace durante una consulta médica evaluando los síntomas, examinando al infante y analizando la flema (mucosidad que se expulsa de las vías respiratorias al toser) para detectar virus, bacterias u otras causas. También suele ser necesario hacer una radiografía de pecho para realizar el diagnóstico.

Tratamiento

Antes de comenzar el tratamiento, se debe investigar la causa de la infección durante una consulta médica. Dependiendo de ella y de la gravedad de los síntomas, se puede recetar un medicamento para abordar la causa de la infección. Este puede ser un medicamento antibiótico o antiviral. Los niños que tienen neumonía grave pueden necesitar internación en un hospital para recibir terapia con oxígeno y para vigilar su recuperación.

Prevención

Tomar medidas para prevenir el contagio de resfriados o gripe en el hogar y en la comunidad puede ayudar a prevenir algunos casos de neumonía. Además, la vacunación de los niños puede ayudar a prevenir algunas neumonías causadas por enfermedades que provienen de ciertos virus y bacterias. En niños que son demasiado pequeños para recibir vacunas, se pueden colocar vacunas de refuerzo a familiares para prevenir algunos casos de neumonía pediátrica.

Pronóstico

La mayoría de los niños que contraen neumonía viral mejoran sin recibir tratamiento específico. Los casos provocados por bacterias comunes responden bien a los antibióticos. Usualmente los niños se recuperan bien y no se presentan alteraciones pulmonares duraderas. Los recién nacidos y los niños que tienen otros problemas de salud, como trastornos pulmonares o un sistema inmunitario débil, tienen un riesgo más alto de infecciones graves y complicaciones después de un episodio de neumonía.