1. Ada
  2. Condiciones
  3. Gastroenteritis viral pediátrica

Gastroenteritis viral pediátrica

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La gastroenteritis viral, llamada también 'gripe estomacal' o 'daño estomacal', es una inflamación del estómago y los intestinos causada por un virus. Suele contagiarse por el contacto con una persona infectada. Los síntomas principales son vómitos, diarrea y malestar o dolor de vientre (estómago). Los síntomas suelen durar solo algunos días. Además, es muy importante que los niños afectados se mantengan bien hidratados mientras no se sienta bien.

Riesgos

La gastroenteritis viral suele transmitirse de una persona a otra a través del contacto cercano o al tocar superficies y objetos que se comparten. Comer alimentos preparados por una persona que tiene el virus cuyas manos no están limpias puede ser también una fuente de infección.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen diarrea líquida y vómitos. Los niños más crecidos pueden quejarse de malestar o dolor de vientre (estómago), mientras que los niños pequeños pueden estar irritables o puede ser difícil alimentarlos. Otros signos de infección pueden incluir fiebre, escalofríos, dolores musculares y un sarpullido en la piel. Si la gastroenteritis lleva a una deshidratación, los signos importantes en niños incluyen labios secos, orinar menos cantidades de orina (menos pañales mojados en bebes), ojos hundidos y somnolencia.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse basándose en los síntomas. A veces es necesario hacer un análisis de la materia fecal para determinar la causa viral específica.

Tratamiento

La mayoría de los casos de gastroenteritis viral mejoran sin recibir tratamiento específico. Los niños que tienen gastroenteritis viral deben descansar y tomar una cantidad abundante de líquidos. Puede ser de ayuda ofrecerles pequeñas cantidades de líquido para que beban seguidamente, aunque las bebidas con azúcar deben evitarse ya que pueden empeorar la diarrea. El amamantamiento o la alimentación mediante leche de fórmula debe continuar si es posible. Si un niño no puede beber suficiente líquido o si muestra signos de una deshidratación debe ser evaluado urgentemente en una consulta médica, ya que es posible que necesite que lo admitan en el hospital para recibir líquidos por goteo (intravenosos).

Prevención

Mantener una buena higiene es importante para prevenir esta condición médica. Esto es especialmente importante cuando se está cuidando a niños que tienen gastroenteritis viral con el fin de evitar que el virus se siga propagando. Por último, para prevenir también existen vacunas disponibles contra algunos de los virus que causan la gastroenteritis, como el rotavirus.

Pronóstico

Este problema suele resolverse en algunos días. Los niños muy pequeños o los que tienen otros problemas de salud podrían tener un riesgo más alto de complicaciones, incluida la deshidratación grave.