1. Ada
  2. Condiciones
  3. Neumonía

Neumonía

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La neumonía es una infección que afecta los sacos de aire de los pulmones. La infección puede ser causada por un virus, una bacteria u otros factores. Los síntomas principales son fiebre, tos y dificultad para respirar. Estos síntomas pueden comenzar de forma bastante repentina, o presentarse después de otro problema de salud, como un resfriado o una gripe. La medicación para tratar la neumonía apunta a la causa de la infección.

Riesgos

Las embarazadas, los mayores de 65 años y quienes tienen otros problemas de salud tienen un riesgo más alto de contraer neumonía. Algunos problemas de salud, especialmente pulmonares y del sistema inmunitario, predisponen a la neumonía, y las personas que los padecen pueden experimentar neumonías recurrentes. Estar internado en un hospital aumenta el riesgo de contraer neumonía. Los virus son una causa común de neumonía. Las causas bacterianas son menos comunes, y otras causas son aún menos frecuentes.

Síntomas

Los síntomas típicos son fiebre, tos, falta de aliento, silbidos y dolor de pecho. Los síntomas son causados por la infección y la inflamación de los pulmones. Esto provoca la acumulación de líquido en los sacos de los pulmones. Estos síntomas pueden comenzar muy repentinamente, o presentarse después de otro problema de salud, como un resfriado o una gripe.

Diagnóstico

El diagnóstico se lleva a cabo durante una consulta médica, evaluando los síntomas, examinando a la persona afectada y analizando la flema (material que se expulsa de las vías respiratorias al toser) para detectar virus, bacterias u otras causas. También suele ser necesario hacer una radiografía de pecho para llegar al diagnóstico.

Tratamiento

Antes de comenzar tratamiento, en la consulta médica debe investigarse la causa de la infección. Dependiendo de la causa y de la severidad de los síntomas, se puede necesitar medicamentos antibióticos o antivirales. Las personas con neumonía severa pueden necesitar permanecer en un hospital para recibir oxígeno y control durante su recuperación.

Prevención

Tomar medidas para evitar el contagio de resfriados o gripe en el hogar y en la comunidad puede ayudar a prevenir algunos casos de neumonía. Las vacunas pueden ayudar en la prevención de algunos casos de neumonía causados por ciertos trastornos virales o bacterianos, especialmente en personas que tienen otros problemas de salud.

Pronóstico

La mayoría de los casos de neumonía viral en personas sanas se curan sin tratamiento. Las personas que contraen una neumonía causada por bacterias responden bien a los antibióticos. Generalmente las personas se recuperan bien después de un episodio de neumonía sin complicaciones y no se presentan lesiones en los pulmones. Los mayores de 65 años y quienes tienen otros problemas de salud pueden recuperarse más lentamente y pueden contraer neumonía de manera recurrente. Estas personas tienen un riesgo más alto de complicaciones.

Otras denominaciones

  • infección en los pulmones