1. Ada
  2. Condiciones
  3. Trastorno por estrés postraumático

Trastorno por estrés postraumático

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es un problema de salud mental que se presenta luego de vivir un evento emocionalmente traumático. Se caracteriza por ansiedad y 'flashbacks' recurrentes del evento traumático. Es bastante común en soldados que vuelven de la guerra, después de ser testigo de un accidente o de un desastre natural, o después de una agresión física. Las personas que tienen trastorno de estrés postraumático suelen revivir los hechos en recuerdos y pesadillas o en forma de pensamientos abrumadores. Esto suele estar acompañado por una pérdida del interés en actividades que la persona solía disfrutar, adormecimiento emocional y sentimientos de culpa. Este trastorno se trata con orientación psicológica y medicamentos. La mayoría de las personas que tienen trastorno de estrés postraumático logran mejoras importantes de sus síntomas con psicoterapia.

Riesgos

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) se presenta después de una exposición a uno o más eventos traumáticos, como agresiones físicas, accidentes automovilísticos, desastres naturales o actos de guerra. Es lo más común después de un evento en donde la persona sintió que su vida estaba en peligro. Aunque la mayoría de las personas resulta gravemente afectada por este tipo de eventos, la mayoría no presenta trastorno de estrés postraumático. El trastorno de estrés postraumático puede afectar a cualquier persona que se encuentre en una situación que amenaza su vida. El trastorno de estrés postraumático es más común en las mujeres que en los hombres. Ciertos trabajos implican un riesgo más alto de trastorno de estrés postraumático, por ejemplo, policías, bomberos, soldados, paramédicos, enfermeros y médicos.

Síntomas

Los síntomas del TEPT suelen comenzar dentro de los seis meses después del evento traumático, y no necesariamente se manifiestan inmediatamente después del hecho. El síntoma más común son las reviviscencias del hecho o 'flashbacks', episodios durante los cuales la persona revive la experiencia traumática en forma involuntaria. Durante estos episodios, la persona siente el corazón acelerado, la boca seca, y es posible que sude y sienta miedo como si estuviera en la situación original. Otros síntomas incluyen pensamientos recurrentes del evento, evitación de situaciones o eventos similares, y pesadillas. Las personas que tienen TEPT pueden ponerse ansiosas, nerviosas e irritables, y pueden tener dificultades para dormir debido a la ansiedad que les provocan estos pensamientos. Además, algunas personas desarrollan depresión, un ánimo decaído, adormecimiento o embotamiento afectivo, y pérdida del interés por lo que sucede a su alrededor.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerlo en una consulta médica, psicológica o psiquiátrica basándose en la presencia de los síntomas en una persona que tuvo una experiencia traumática.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno de estrés postraumático es complejo y suele durar mucho tiempo. Distintas formas de orientación, incluida la psicoterapia y la terapia grupal, suelen ser efectivas para ayudar a una persona a aceptar su experiencia. Otros tratamientos incluyen una técnica llamada desensibilización y reprocesamiento por movimiento ocular, que es una técnica de entrenamiento que ayuda a las personas a sobrellevar y superar los pensamientos abrumadores. Si el trastorno de estrés postraumático causó depresión o ansiedad persistente, también pueden ayudar los medicamentos para tratar estos trastornos.

Prevención

El apoyo social o la asistencia psicológica en las horas y los días que siguen al evento traumático pueden prevenir el trastorno de estrés postraumático. Es recomendable que cualquier intervención durante este período se enfoque en la seguridad, la empatía y el alivio del estrés.

Pronóstico

La mayoría de las personas que tienen trastorno por estrés postraumático se recuperará con un buen apoyo emocional y con psicoterapia. Cuando el TEPT no se reconoce o no se trata, puede causar otros problemas de salud mental, como ansiedad grave, depresión y dependencia al alcohol o drogas.