1. Ada
  2. Condiciones
  3. Roseola infantil

Roseola infantil

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La roséola, también conocida como la 'fiebre de los 3 días' o la 'sexta enfermedad', es una infección viral común en bebés y niños pequeños. Es causada por el virus del herpes humano 6 (HHV-6). El primer síntoma más frecuente es la aparición de fiebre alta en un niño que aparenta estar sano. Luego de 3 días, la fiebre cede y aparece un sarpullido con manchas rosadas en el tronco, los brazos y las piernas. La roséola suele mejorar después de algunos días sin recibir ningún tratamiento.

Riesgos

La roséola es causada por el virus del herpes humano 6, un virus que se propaga por las gotitas de saliva que se liberan al aire desde la garganta y la nariz de una persona infectada al toser o estornudar. La roséola es contagiosa y pueden presentarse brotes en una comunidad. El período de fiebre es el momento en que los niños con roséola contagian más. La roséola afecta principalmente a bebés y niños entre los 6 meses de vida y los 4 años de edad, y la mayoría de los niños habrá tenido el virus antes de su primer cumpleaños. A veces, los adultos con un sistema inmunitario debilitado o que nunca tuvieron roséola en la niñez pueden desarrollar esta condición.

Síntomas

Las personas que tienen roséola suelen comenzar con fiebre entre 5 a 15 luego de contraer el virus. La fiebre cede después de tres días y aparece un sarpullido que no pica, y que se extiende desde el tronco hasta los brazos y las piernas. El sarpullido suele desaparecer después de dos días.

Diagnóstico

El diagnóstico generalmente se hace a partir de los síntomas típicos del trastorno. Una infección de roséola se confirma por el sarpullido típico o, en algunos casos, con un análisis de sangre que detecta anticuerpos (proteínas inmunitarias que combaten infecciones) contra la roséola.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la infección por roséola y los síntomas suelen pasar después de 5 a 7 días. Las personas que tienen roséola deben descansar y beber abundante líquido, especialmente cuando la fiebre está en su pico. Tomar paracetamol o ibuprofeno puede ayudar a bajar la fiebre.

Prevención

No existe una vacuna contra la roséola. Mantener una buena higiene durante la infección (por ejemplo, lavarse las manos, cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar y quedarse en casa cuando la persona no se siente bien) puede ayudar a prevenir algunos casos de roséola.

Pronóstico

Las personas que tienen roséola normalmente comienzan a sentirse mejor a los 4 o 5 días de presentar síntomas. Las complicaciones a largo plazo después de este trastorno son muy raras y la mayoría de las personas se recuperan bien.

Otras denominaciones

  • infección viral infantil que suele causar fiebre y un sarpullido irregular