1. Ada
  2. Condiciones
  3. Septicemia

Septicemia

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La septicemia es una respuesta de todo el cuerpo a una infección en la sangre. Es un problema grave que también se conoce como envenenamiento de la sangre. La sepsis ocurre cuando una infección se propaga de un lugar (por ejemplo, los pulmones, la vejiga o la piel) a la sangre. Los adultos mayores y las personas con otros problemas de salud tienen mayor riesgo de desarrollar esta condición. Los síntomas principales incluyen fiebre, escalofríos, confusión, pulso rápido y somnolencia. La septicemia requiere necesita ser tratada con urgencia en un hospital, en donde se administran antibióticos y líquidos.

Riesgos

Las personas mayores tienen un riesgo más alto de presentar septicemia, aunque puede afectar a personas de cualquier edad. Las personas que tienen algunos problemas de salud como cáncer, un sistema inmunitario débil o diabetes, tienen un riesgo más alto. La septicemia ocurre cuando una infección se propaga desde su lugar de origen (por ejemplo, los pulmones, la vejiga o la piel) a la sangre. Esto provoca una respuesta de todo el cuerpo, a medida que el sistema inmunitario intenta combatir la infección.

Síntomas

Los síntomas de septicemia son fiebre o sensación de frío, escalofríos, una fuerte sensación de malestar, somnolencia, pulso rápido, respiración rápida y confusión. A medida que la septicemia empeora, es posible que las personas presenten manos y pies muy fríos y azulados, orinen menos y pierdan totalmente el conocimiento. También se muestran síntomas de la infección de fondo, los cuales varían según el lugar donde comenzó.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse a partir del aspecto y un examen físico de la persona afectada. Se realizan análisis de sangre para comprobar si los síntomas son causados por una infección, además de verificar el funcionamiento de los órganos que podrían estar afectados y para identificar la causa de la septicemia.

Tratamiento

La septicemia es una situación que pone en riesgo la vida y que se debe tratar en un hospital administrando antibióticos para combatir la infección y líquidos para aumentar la presión arterial. La causa original de la infección se debe identificar y tratar o eliminar.

Prevención

Es importante que las infecciones (como neumonía, infecciones de vejiga, infecciones de piel) se diagnostiquen lo antes posible en una consulta médica y se traten con antibióticos. Es recomendable que las personas que tienen un mayor riesgo de contraer infecciones que se pueden evitar con vacunas (como los adultos mayores y personas que tienen otros problemas de salud) se aseguren de mantener todas sus vacunas al día.

Pronóstico

La septicemia puede poner en riesgo la vida y el pronóstico depende de la edad de la persona afectada, la gravedad de la infección y de si algunos órganos resultaron dañados. Las personas jóvenes y sanas tienden a recuperarse bien de una septicemia al recibir tratamiento. Los adultos mayores y las personas que tienen otros problemas de salud suelen tener un pronóstico más prudente, porque tienen un riesgo mayor de que la septicemia sea más grave o difícil de tratar. Estas personas también tienen un riesgo mayor de complicaciones (incluso daño grave a órganos). La probabilidad de recuperarse es mucho mejor si el tratamiento se comienza rápidamente.

Otras denominaciones

  • inflamación grave que amenaza la vida causada por la propagación de una infección en la sangre