1. Ada
  2. Condiciones
  3. Intoxicación por alcohol

Intoxicación por alcohol

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La intoxicación por alcohol (o borrachera) es un trastorno temporal causado por el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. La intoxicación grave por alcohol también se conoce como intoxicación etílica o envenenamiento por alcohol. Algunos síntomas como el aumento de la sensación de bienestar, aumento de la confianza social o latidos acelerados pueden presentarse incluso con un bajo nivel de alcohol en la sangre. Cuando aumentan los niveles de alcohol en la sangre, pueden aparecer síntomas como mareos, náuseas, vómitos, trastornos en el habla o pérdida del control de los movimientos del cuerpo. En los casos graves, la intoxicación por alcohol causa estado de coma y hasta la muerte. La intoxicación por alcohol suele tratarse con la administración de líquidos. Las personas que tienen una intoxicación de leve a moderada suelen recuperarse bien, aunque es posible que presenten síntomas como dolor de cabeza, náuseas y vómitos por 1 o 2 días.

Riesgos

La intoxicación por alcohol es causada por un consumo excesivo de alcohol y es una condición muy común. La tasa de absorción del alcohol y el riesgo asociado de intoxicación depende no solo de la cantidad de alcohol que se ha bebido, sino también del contexto en el que se consumió. Las personas que no beben alcohol suelen tender a emborracharse con más rapidez y más seriamente que las que beben alcohol con más regularidad, aunque no siempre es así. Las mujeres y los adultos más jóvenes probablemente se intoxiquen con más facilidad que los hombres, debido a la diferencia de tamaño del cuerpo y la capacidad de procesar el alcohol. Beber con el estómago vacío, beber rápidamente o tomar bebidas más fuertes de las que la persona está acostumbrada aumentan el riesgo de intoxicarse.

Síntomas

Los síntomas dependen del nivel de alcohol en la sangre y de cuán habituada a beber esté la persona. Los primeros síntomas de borrachera incluyen latidos rápidos, sensación de bienestar y confianza, enrojecimiento de la piel y caminar de manera inestable. Los síntomas de una intoxicación más seria incluyen desinhibición, náuseas, vómitos, reducción de la capacidad de atención, arrastrar las palabras, pérdida del control de los movimientos del cuerpo, somnolencia y pérdida del conocimiento (desmayo). Las personas que experimentan una intoxicación muy seria pueden sentir mucho frío, deshidratarse y tener convulsiones.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse considerando los síntomas y haciendo un examen físico de la persona afectada. Los niveles de alcohol se pueden medir en la sangre o en el aliento con un alcoholímetro (un dispositivo que analiza el aliento).

Tratamiento

El tratamiento de la intoxicación por alcohol suele envolver la administración de líquidos y el control de las náuseas y los vómitos. Las personas que experimentan una intoxicación leve o moderada finalmente procesarán el alcohol y se mejorarán con tiempo. Las personas que experimentan una intoxicación grave con alcohol pueden necesitar una evaluación médica o una internación para recibir líquidos por vía intravenosa (goteo) y manejar cualquier posible complicación (por ejemplo, convulsiones o dificultades respiratorias).

Prevención

El consumo moderado de alcohol o evitar el alcohol por completo previene intoxicarse con esta sustancia. Algunas estrategias que pueden ayudar a evitar intoxicarse con alcohol son espaciar la ingesta de bebidas alcohólicas intercalándolas con otras no alcohólicas (agua idealmente), llevar la cuenta de los tragos que se bebieron, elegir bebidas que tengan una graduación alcohólica menor y comer una buena comida antes de beber una bebida alcohólica.

Pronóstico

La recuperación después de un episodio de borrachera depende de la cantidad de alcohol ingerida. Muchas personas experimentarán dolores de cabeza, náuseas y desgano, pero esto generalmente no dura más de 1 o 2 días.