1. Ada
  2. Condiciones
  3. Vulvovaginitis por candida

Vulvovaginitis por candida

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La vulvovaginitis por Candida, también conocida como candidiasis genital o infección vulvovaginal por hongos, es una infección común de la vulva y la vagina causada por un hongo llamado Candida. La Candida normalmente está presente en el cuerpo en cantidades pequeñas pero, bajo ciertas circunstancias, puede crecer en exceso, lo que causa una infección. Normalmente no es una infección de transmisión sexual, pero a veces se puede contagiar entre compañeros sexuales. Los síntomas principales incluyen picazón de la vulva, dolor durante las relaciones sexuales y secreción vaginal. La candidosis vaginal se puede tratar fácilmente con medicamentos de venta sin receta. Puede recurrir, especialmente en momentos de estrés, o en personas que tienen diabetes o trastornos del sistema inmunitario.

Riesgos

Esta infección es causada por un hongo levaduriforme, la Candida albicans, que normalmente vive en el cuerpo. Bajo ciertas circunstancias, la Candida puede propagarse en exceso y causar una infección problemática. Es muy común en mujeres adultas, pero puede afectar a mujeres de cualquier edad. Aunque no se considera una infección de transmisión sexual (ITS) es más común en personas que están sexualmente activas. Otros factores de riesgo incluyen el uso de antibióticos, el embarazo, un sistema inmunitario debilitado y la diabetes. Algunas personas notan que las condiciones climáticas húmedas y cálidas las hacen más susceptibles a esta infección.

Síntomas

Los síntomas más comunes de esta infección son picazón y ardor de la vulva y la vagina y una secreción espesa, grumosa y blanca. Algunas personas también experimentan dolor o molestias al orinar o durante las relaciones sexuales.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en los síntomas y un examen físico. Si el diagnóstico es incierto, es posible que se tome una muestra de la secreción vaginal y se la analice en busca de hongos levaduriformes.

Tratamiento

El tratamiento radica en medicamentos antimicóticos que se pueden aplicar en forma de crema en la vulva, en forma de pesario en la vagina o tomarse en comprimidos. Aunque a muchas personas los comprimidos les resultan cómodos, las cremas y los pesarios suelen aliviar la picazón y el dolor en la piel.

Prevención

Evitar la ropa interior que atrapa el calor y la humedad puede ayudar a prevenir este problema, especialmente en regiones de clima húmedo. Evitar el uso de antibióticos en comprimidos si otra presentación es apropiada (como una pomada o una crema antibiótica) también puede ayudar. Mantener un buen control del nivel de la glucosa (azúcar) en la sangre también ayuda a prevenir que este problema aparezca en las personas que tienen diabetes.

Pronóstico

El tratamiento antimicótico (contra hongos) es muy efectivo y la mayoría de las personas descubre que sus síntomas mejoran dentro de una semana. Es común que las infecciones sean recurrentes.