1. Ada
  2. Condiciones
  3. Cervicitis

Cervicitis

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La cervicitis es una condición en la cual se inflama el cuello del útero (cérvix). Esta inflamación puede ser infecciosa (causada por bacterias o virus) o no infecciosa (causada por irritación física o química, lesión en el cuello uterino o alergias). Las infecciones de transmisión sexual son las causas más comunes de cervicitis. Algunas mujeres no manifiestan ningún síntoma teniendo cervicitis, mientras que otras pueden experimentar síntomas que aparecen repentinamente, como flujo vaginal, dolor en la parte inferior del vientre, o dolor y sangrado durante las relaciones sexuales. Se pueden necesitar antibióticos y medicamentos antivirales para tratar la cervicitis infecciosa, y la mayoría de las personas se recupera totalmente.

Riesgos

Existen diversas causas de cervicitis, incluyendo lesiones (químicas o físicas), alergias o infecciones. La causa más común son las infecciones de transmisión sexual con bacterias o virus, como Clamidia, Gonorrea, herpes, micoplasma y tricomonas. Mantener relaciones sexuales sin usar un condón o preservativo aumenta el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual. Por otro lado, los factores que aumentan el riesgo de cervicitis no infecciosa incluyen el uso de pesarios, de diafragma o capuchón cervical, las duchas vaginales o la alergia al látex (entre muchas otras causas posibles).

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen secreción vaginal grisácea o amarillenta, sangrado vaginal (ya sea después de las relaciones sexuales o entre periodos), dolor durante las relaciones sexuales, problemas para orinar (dolor al orinar o aumento de la frecuencia de las micciones) y, aunque es menos frecuente, dolor abdominal y fiebre. Muchas mujeres con cervicitis no manifiesten síntomas en absoluto.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace en una consulta médica en base a los síntomas y un examen ginecológico, durante el cual se hace un hisopado vaginal para determinar la presencia de virus o bacterias específicos. Un examen ginecológico también puede ayudar a diagnosticar lesiones del cuello uterino.

Tratamiento

La cervicitis no infecciosa normalmente no requiere ningún tratamiento específico. Los analgésicos (calmantes para el dolor) pueden ser útiles. Además, dependiendo de la causa, la cervicitis infecciosa se trata con antibióticos o medicamentos antivirales. Si la transmisión fue por vía sexual, los compañeros sexuales de las personas afectadas deben ser informados y recibir tratamiento.

Prevención

El uso de condón durante las relaciones sexuales puede ayudar a prevenir las infecciones bacterianas y virales del cuello del útero. Además, evitar las causas de cervicits no infecciosa- como productos que causan alergias- puede ayudar a prevenir algunos episodios de cervicits.

Pronóstico

Las infecciones del cuello uterino no tratadas pueden causar problemas de fertilidad (la capacidad de quedar en embarazo). Si una mujer embarazada tiene una infección no tratada que le causa cervicitis, es posible que la infección cause problemas de salud al bebé por nacer. En casos raros, la infección se puede extender del cuello uterino al útero (matriz) y a los órganos que lo rodean, pudiendo causar una severa infección abdominal.

Otras denominaciones

  • Iinfección o inflamación del cuello uterino