1. Ada
  2. Condiciones
  3. Dengue

Dengue

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El dengue es una infección viral común en zonas tropicales y subtropicales. Se transmite a través de los mosquitos y puede afectar a personas de todas las edades. Los síntomas más comunes son fiebre alta, sarpullido rojo, dolores musculares y dolor de cabeza. Algunas personas desarrollan una forma grave que provoca una mayor tendencia a sangrar. El tratamiento en la mayoría de los casos es reposo, medicamentos para la fiebre y líquidos, aunque algunas personas pueden desarrollar complicaciones que requieren tratamiento intensivo. Si no hay complicaciones, la mayoría de las personas mejoran dentro de una semana.

Riesgos

El dengue es causado por un virus que es transmitido por mosquitos, y no se contagia de otra manera. Las personas que viajaron recientemente o que viven en países tropicales o subtropicales corren mayor riesgo de contraer esta infección. El riesgo es mayor durante las épocas de lluvia. Los niños, las personas con un sistema inmunitario debilitado y aquellas que han tenido dengue más de una vez tienen mayor riesgo de desarrollar la forma severa de esta condición, la fiebre hemorrágica por dengue.

Síntomas

Las personas que tienen dengue suelen presentar los primeros síntomas de 5 a 10 días luego de infectarse. Los síntomas más frecuentes son fiebre alta repentina, sarpullido, dolores musculares y dolor de cabeza que se siente detrás de los ojos. Algunas personas desarrollan un sarpullido con manchas planas y rojas y dolor abdominal. En algunas personas, el dengue puede causar problemas con la coagulación de la sangre. Esto se llama dengue hemorrágico (sangrado). Los síntomas de esta condición más grave incluyen una tendencia a desarrollar hematomas, sangrado repentino de otros lugares, y pequeños puntitos en la piel que no se vuelven blancos al presionarlos.

Diagnóstico

El diagnóstico del dengue se sospecha en base a la presencia de los síntomas típicos en una persona que recientemente ha estado en un país donde existe el virus del dengue. El diagnóstico se puede confirmar con una prueba positiva de los anticuerpos (proteínas que combaten las infecciones) del virus en la sangre. También suelen ser necesarios análisis de sangre para verificar la capacidad de coagulación de la sangre y el funcionamiento de otros órganos.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para el dengue. La fiebre suele manejarse con paracetamol. La aspirina y el ibuprofeno pueden aumentar el riesgo de hemorragias y se debe evitar su uso. Podría ser necesario administrar líquidos o sangre adicionales por goteo (intravenoso) si hay alguna señal de deshidratación o hemorragia interna.

Prevención

Dormir bajo un mosquitero y usar repelente de mosquitos cuando se viaja a países con riesgo de dengue puede prevenir el dengue. No existe vacuna contra esta condición.

Pronóstico

La mayoría de las personas que tienen dengue se recuperan bien, y los síntomas suelen mejorar en una semana. Las personas que desarrollan la forma severa corren riesgo de complicaciones, como hemorragias y problemas circulatorios.