1. Ada
  2. Condiciones
  3. Diabetes insípida

Diabetes insípida

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico

Resumen

La diabetes insípida es un trastorno hormonal que interfiere con el equilibrio de agua en el cuerpo. Esto ocurre cuando la hormona antidiurética no actúa con suficiente fuerza en los riñones, haciendo que pase más agua de la necesaria. Esto hace que las personas sientan más sed de lo habitual y produzcan grandes volúmenes de orina diluida. Esta condición médica puede afectar a personas de todas las edades y las perspectivas suelen ser buenas, aunque puede causar deshidratación y desequilibrio electrolítico.

Riesgos

La diabetes insípida es un trastorno que interfiere con el equilibrio de agua en el cuerpo. La hormona antidiurética es la responsable de ayudar a los riñones a mantener los niveles de agua. Si no hay suficiente hormona antidiurética o si los riñones no responden a la hormona antidiurética presente en la sangre, se perderá más agua en forma de orina. Esta condición médica puede ser causada por un problema con la glándula pituitaria o el hipotálamo (las partes del cerebro responsables de fabricar hormona antidiurética) o por un problema en los riñones. Algunos medicamentos pueden hacer que los riñones respondan menos a la hormona antidiurética. El embarazo también puede provocar este trastorno, aunque esto no es muy común. Algunas personas desarrollan esta condición sin ninguna causa evidente, ya que la diabetes insípida puede afectar a personas de todas las edades.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen sentir más sed de lo habitual, beber grandes cantidades de agua y producir grandes volúmenes de orina. Algunas personas producen hasta 20 litros de orina por día. Otros síntomas incluyen despertarse en la mitad de la noche para orinar (nicturia). Las personas con esta condición médica pueden deshidratarse si no beben suficiente líquido como para reemplazar el agua perdida al orinar. Los niños pueden tener fiebre, pérdida de apetito, vómitos, diarrea o pérdida de peso.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse basándose en los síntomas y un análisis de sangre y orina. Pueden realizarse algunos estudios especializados, tales como una prueba de privación de agua, en la que la cantidad de orina producida se mide y se compara con la cantidad de agua bebida durante un período determinado. Pueden hacerse estudios de imágenes por resonancia magnética del cerebro para investigar la glándula pituitaria.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la diabetes insípida. En algunos casos sólo sería necesario aumentar el consumo de agua para evitar una deshidratación. A menudo suele ser necesario un reemplazo de la hormona antidiurética. Podría recomendarse reducir el consumo o eliminar la sal de la dieta.

Pronóstico

La mayoría de las personas responde bien al tratamiento. Las complicaciones incluyen deshidratación y desequilibrio electrolítico.