1. Ada
  2. Condiciones
  3. Diabetes mellitus tipo 2

Diabetes mellitus tipo 2

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La diabetes mellitus tipo 2 es una condición médica en la que las células del cuerpo no responden bien a la hormona insulina. La insulina es producida por el páncreas para permitir que el azúcar en la sangre acceda a las células del cuerpo y sea convertida en energía. Las personas con diabetes tipo 2 tienen un problema para llevar el azúcar en la sangre hacia las células del cuerpo, lo que produce altos niveles de azúcar en la sangre. Los síntomas de la diabetes tipo 2 incluyen una necesidad frecuente de orinar, producir grandes cantidades de orina, sensación de cansancio, pérdida de peso y sentir sed con mayor frecuencia que lo normal. La diabetes tipo 2 puede controlarse con una buena dieta, actividad física habitual y medicamentos para reducir los niveles de azúcar en la sangre.

Riesgos

El páncreas es un órgano ubicado detrás del estómago, conectado al intestino, que produce las sustancias necesarias para la digestión y fabrica hormonas (insulina y glucagón) que regulan los niveles de azúcar (glucosa) en el cuerpo. La insulina es importante ya que habilita el azúcar en la sangre a ser utilizada por el cuerpo como energía. La diabetes tipo 2 ocurre cuando las células del cuerpo ya no responden a la insulina, y como resultado no incorporan azúcar. La diabetes tipo 2 se diagnostica normalmente en adultos mayores, aunque se también se ha empezado a diagnosticar a un número elevado de adultos más jóvenes y adolescentes. Son más propensos a desarrollar diabetes tipo 2 las personas con sobrepeso, que consumen una dieta de muchas calorías, que no realizan actividad física con regularidad y aquellos que tienen un familiar con diabetes tipo 2. Las mujeres que desarrollaron diabetes durante el embarazo también pueden ser más propensas a desarrollar esta condición médica.

Síntomas

Los síntomas tempranos son sensación frecuente de sed, orinar con frecuencia y producir grandes cantidades de orina. Las personas con diabetes a menudo se sienten cansadas todo el tiempo y pueden bajar de peso. Muchas personas, sin embargo, no presentan ningún síntoma durante las etapas iniciales y se las diagnostica durante un análisis de rutina. Los síntomas más avanzados incluyen infecciones frecuentes (por ejemplo infecciones cutáneas o de vejiga), lenta curación de heridas, visión borrosa y dolor o adormecimiento en los pies o las manos.

Diagnóstico

El diagnóstico a menudo se basa en los síntomas y en una medición de la cantidad de azúcar en la sangre. Si no queda claro si una persona tiene diabetes, el diagnóstico se puede confirmar a través de una prueba de tolerancia de glucosa, durante la cual se ingiere una cantidad medida de glucosa y se miden los niveles de azúcar en la sangre a lo largo de un período de tiempo para ver si el cuerpo acepta la glucosa según lo esperado.

Tratamiento

El tratamiento de la diabetes tipo 2 apunta a mantener los niveles de azúcar en la sangre en el rango saludable, mejorar la respuesta del cuerpo a la insulina y prevenir que se desarrollen complicaciones. Los primeros pasos del tratamiento envuelven aumentar la actividad física, mejorar la dieta y mantener un peso saludable. Sin embargo, con el tiempo podría ser necesario utilizar medicamentos o insulina para reducir los niveles de azúcar en la sangre. A medida que la condición médica progresa, podría necesitarse más educación sobre cómo auto-controlar los niveles de azúcar. Los educadores en diabetes son de ayuda para brindar información y apoyo en todas las etapas de los tratamientos. Es importante realizar controles frecuentes para detectar y prevenir consecuencias, tales como lesiones oculares y nerviosas.

Prevención

Mantener un peso saludable, comer una dieta saludable y realizar actividad física habitual pueden ayudar a prevenir algunos casos de diabetes tipo 2.

Pronóstico

La diabetes mellitus tipo 2 no puede curarse, pero con apoyo y educación muchas personas aprenden a controlar sus niveles de azúcar en la sangre bien. Las personas que tienen dificultad para controlar sus niveles de azúcar en la sangre pueden desarrollar complicaciones con el paso del tiempo, tales como pérdida de visión, lesiones nerviosas en manos y pies y cardiopatía, entre otras.