1. Ada
  2. Condiciones
  3. Diverticulitis

Diverticulitis

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La enfermedad diverticular (también llamada diverticulosis) es una condición médica en la que el intestino grueso forma pequeñas bolsas (divertículos) que salen hacia afuera a través de la pared intestinal. Generalmente, se desarrolla debido a una mayor presión en el intestino, debilidad en la pared intestinal o por esforzarse al defecar. Muchas personas con la enfermedad diverticular no presentan síntomas, o demuestran síntomas que no son muy problemáticos. Algunas personas con enfermedad diverticular experimentan estreñimiento, diarrea o dolor en el bajo vientre. Los síntomas más problemáticos suelen producirse como resultado de una infección o inflamación en estas bolsas (diverticulitis), los cuales aparecen rápidamente y pueden incluir sangre en las heces (materia fecal) y fiebre. La enfermedad diverticular sólo requiere tratamiento en las personas que presentan síntomas, lo que involucrar antibióticos o raramente cirugía.

Riesgos

El riesgo de contraer enfermedad diverticular y diverticulitis aumenta con la edad ya que afecta sobre todo a personas mayores de 60 años de edad. Mantener una dieta baja en fibras (una dieta abundante en alimentos procesados) suele ser visto como una causa, aunque la relación no es clara.

Síntomas

Muchas personas con enfermedad diverticular no tienen síntomas hasta que desarrollan diverticulitis. Los síntomas típicos incluyen cambios en los hábitos intestinales (alternando diarrea y estreñimiento), retención de líquidos, náuseas, vómitos y dolor de vientre. Si los divertículos se infectan y se inflaman pueden provocar fiebre, dolor de vientre y la presencia de sangre y pus en las heces (materia fecal). Los síntomas se deben a inflamación, irritación y por veces a infecciones que se forman en la bolsa saliente del intestino.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse basándose en la historia clínica y un examen físico. Puede necesitarse una tomografía computarizada (TAC) para identificar la ubicación de la inflamación en el intestino y confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento se basa en la severidad y en la fase de la enfermedad diverticular. Las personas que no tienen síntomas por lo general no necesitan tratamiento. Las personas que tienen diverticulitis (infección e inflamación de las bolsas) pueden recibir antibióticos para tratar la infección. En casos severos o complicados, podría necesitarse cirugía para detener la hemorragia, drenar el pus o incluso extraer partes del intestino. Sin embargo, esto es muy poco común.

Prevención

Comer alimentos ricos en fibras puede ayudar a prevenir la enfermedad diverticular y episodios de inflamación de las bolsas (diverticulitis).

Pronóstico

Muchas personas con enfermedad diverticular no tienen síntomas y no requieren ningún tratamiento. La diverticulitis (inflamación e infección de las bolsas) a menudo se trata con antibióticos y las personas se recuperan bien si no hay complicaciones. Algunas personas pueden tener episodios repetidos de diverticulitis. Las personas más jóvenes tienen mayor riesgo de padecer casos severos y recurrentes.

Otras denominaciones

  • bolsas inflamadas en la pared del intestino grueso