1. Ada
  2. Condiciones
  3. Enfermedad por el virus del Ébola

Enfermedad por el virus del Ébola

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La enfermedad por el virus del Ébola es una infección por el virus del Ébola que provoca fiebre y hemorragia (sangrado). La transmisión ocurre mediante contacto directo con fluidos corporales contaminados. Los síntomas suelen aparecer entre 2 a 21 días y las personas son contagiosas una vez que comienzan a mostrar síntomas. Aún no existe cura, pero la buena atención aumenta las probabilidades de combatir el virus. La prevención es esencial para reducir la transmisión del virus.

Riesgos

Esta condición médica es causada por un virus altamente contagioso. La transmisión ocurre mediante el contacto con fluidos corporales, tales como sangre, sudor, orina, saliva y piel lesionada. Las personas expuestas a objetos contaminados con estos fluidos y animales o personas con la infección tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad. Aunque es altamente contagioso, el virus no se propaga por el aire ni por el tacto. El virus del Ébola se encuentra en el oeste de África, por lo que las personas que viven en o viajen a países con Ébola corren mayor riesgo de contagiarse el virus.

Síntomas

Los síntomas de una infección con el virus del Ébola suelen aparecer entre 2 a 21 días luego de la infección. Las personas infectadas con Ébola son contagiosas una vez que comienzan a mostrar síntomas. Los síntomas tempranos de una infección causada por el virus del Ébola son muy parecidos a los de la gripe o la malaria, con fiebre, sudor, dolores musculares y dolor de cabeza. Los síntomas más tardíos incluyen dolores de estómago, diarrea, vómitos, moretones y sangrado por la boca, los ojos y el intestino.

Diagnóstico

Los síntomas tempranos de una infección causada por el virus del Ébola son muy parecidos a los de la gripe o la malaria, por lo que el diagnóstico temprano puede resultar difícil. Para confirmar una infección por el virus del Ébola se hacen análisis de sangre. Si no se evidencian síntomas dentro de 21 días, esta condición médica queda excluida.

Tratamiento

No existe cura ni vacuna autorizada para el virus del Ébola. La atención médica es necesaria para prevenir la deshidratación y mantener las funciones vitales (particularmente la presión arterial). A menudo es necesario realizar transfusiones de sangre para reemplazar las pérdidas por las hemorragias.

Prevención

La prevención es muy importante para controlar los brotes de este virus. Las personas infectadas con Ébola son contagiosas una vez que comienzan a mostrar síntomas, por lo que si una persona corre riesgo de tener Ébola, es importante cuidarse hasta que se confirme la causa de la condición. Evitar contacto sin protección con fluidos corporales infectados al atender a personas con Ébola y tomar precauciones en los funerales de personas fallecidas a causa del Ébola puede ayudar a disminuir la propagación del virus.

Pronóstico

El resultado probable luego de tratamiento es difícil de predecir dado que las personas pueden reaccionar al virus en formas muy diferentes. Las complicaciones varían desde síntomas residuales como debilidad, caída del pelo y dolores articulares, hasta hemorragia grave y shock. Una infección con el virus del Ébola a menudo causa la muerte.