1. Ada
  2. Condiciones
  3. Retraso en el crecimiento, sin mayores especificaciones

Retraso en el crecimiento, sin mayores especificaciones

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

Retraso en el crecimiento es un término para describir el crecimiento deficiente o interrumpido de los bebés o niños. Este es un término descriptivo para denominar una condición y no una enfermedad en sí misma. Existen muchos problemas de salud que pueden afectar el crecimiento de los bebés y niños y el resultado depende de la condición médica de fondo que retrase el crecimiento. Si la causa se trata de forma temprana, los niños tienen buenas posibilidades de continuar creciendo normalmente.

Riesgos

El retraso en el crecimiento es un problema común y existen varias razones posibles. Cuando los niños son pequeños para su edad, pero normales considerando su contexto familiar, no debe ser considerado un retraso en el crecimiento. Causas comunes incluyen la malnutrición, dificultades en la alimentación, algunas condiciones médicas o desórdenes metabólicos y condiciones médicas crónicas, como condiciones del corazón o los riñones. Fumar, beber alcohol y contagiarse de ciertas enfermedades durante el embarazo también pueden aumentar el riesgo de que un niño tenga problemas en el crecimiento más adelante. El retraso en el crecimiento puede, en algunos casos, ser la primera señal de abuso o negligencia infantil. Esta condición se diagnostica comúnmente en bebés y en lactantes, pero también en niños de más edad.

Síntomas

Los síntomas dependen de la gravedad y de las causas de fondo del retraso en el crecimiento. Además de ser más pequeños o livianos para su edad, los niños con retraso en el crecimiento pueden estar excesivamente cansados, irritables o ser más lentos para desarrollar habilidades normales, tales como rolar, sentarse o caminar. Dependiendo de las causas de fondo, es posible que aparezcan otros síntomas.

Diagnóstico

El diagnóstico lo suele realizar en una consulta médica generalista o pediátrica durante los controles de rutina, en los que se miden el peso, la altura y la circunferencia de la cabeza. Estas medidas no solo se comparan con las esperadas para niños sanos de la misma edad, sino también con las tomadas al niño antes de que el crecimiento comienza a retrasarse. Si hay signos de que el niño no se está desarrollando, se pueden realizar otros estudios para investigar y diagnosticar las causas de fondo.

Tratamiento

El control del retraso del crecimiento implica tratar o vigilar las condiciones médicas de fondo. Obtener consejos sobre cómo alimentar y aumentar los nutrientes y calorías en la dieta de los niños puede ser útil. Los grupos de ayuda para padres pueden ser una fuente útil de apoyo y estrategias para manejarse durante este período.

Prevención

Realizar controles regulares con los profesionales de enfermería o pediatría puede ayudar a diagnosticar de forma temprana un retraso en el desarrollo. Las clases para padres o los grupos de apoyo contribuyen a desarrollar hábitos y costumbres para mejorar la nutrición del niño.

Pronóstico

El resultado depende de la condición médica de fondo que provocó el retraso del crecimiento. Si la causa se diagnostica y trata de forma temprana, los niños tienen buenas posibilidades de crecer normalmente después del tratamiento.