1. Ada
  2. Condiciones
  3. Senos fibroquísticos

Senos fibroquísticos

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

Cambios fibroquísticos de los senos es el término médico para referirse a los cambios que aparecen en el tejido mamario. Los senos pueden tener bultos o incluso doler y por lo tanto es importante controlar cualquier cambio que se produzca, especialmente si los síntomas empeoran o persisten. Los senos fibroquísticos no son necesariamente un cáncer, sin embargo, el cambio en los tejidos puede complicar el procedimiento para detectar la presencia de cáncer y algunas tumoraciones fibrosas pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama. Los cambios afectan hasta el 50% de las mujeres, por lo general entre los 30 y los 50 años de edad, y en la mayoría de los casos no es necesario ningún tratamiento.

Riesgos

Los tejidos mamarios pueden cambiar significativamente durante la vida de una persona. Los senos pueden cambiar en el curso del ciclo menstrual y se modifican significativamente durante el embarazo y la lactancia. Estos cambios se producen como una reacción ante los cambios en los niveles de estrógeno y progesterona. Las modificaciones en los senos fibroquísticos probablemente también sean una reacción a estos cambios hormonales. Se trata de una condición médica común que afecta a alrededor de la mitad de las mujeres durante su vida y aunque es más frecuente en mujeres de entre 30 y 50 años puede presentarse a cualquier edad hasta el momento de la menopausia. Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas son menos propensas a los senos fibroquísticos. La terapia de reemplazo hormonal (TRH) que se toma después de la menopausia puede producir senos fibroquísticos.

Síntomas

Los síntomas de los senos fibroquísticos pueden variar de una persona a otra. Algunas mujeres no tienen ningún síntoma, y otras pueden sentir dolor o sensibilidad en los senos o alguna forma de secreción del pezón. Algunas mujeres sienten bultos o experimentan cambios en el tamaño de los senos. Las que todavía no pasaron la menopausia pueden percibir cambios durante su ciclo menstrual. Esta condición médica puede desarrollarse en uno o en ambos senos.

Diagnóstico

Los senos fibroquísticos suelen diagnosticarse mediante un examen físico. El médico puede realizar una ecografía, una mamografía (radiografía de los senos) o extraer una muestra de cualquiera de los bultos para descartar que sea cáncer.

Tratamiento

La mayoría de las personas que tiene senos fibroquísticos no necesitan un tratamiento especial. Los analgésicos simples (como el paracetamol) pueden ayudar a aliviar el dolor o la sensibilidad. Muchas mujeres consideran que los corpiños con soporte y las compresas tibias ayudan a reducir el dolor. Las personas que tienen síntomas molestos o severos pueden recurrir a la terapia hormonal o a la cirugía para extraer los bultos.

Prevención

Examinar los senos fibroquísticos para determinar la presencia de cáncer puede resultar complicado, en especial en mujeres que continúan teniendo esta condición médica después de la menopausia. Practicar regularmente el autoexamen mamario y los chequeos en una consulta médica puede ayudar a identificar nuevos bultos de forma temprana.

Pronóstico

Los síntomas de los senos fibroquísticos suelen desaparecer tras la menopausia. Algunas formas raras de cambios en los senos fibroquísticos pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer.