1. Ada
  2. Condiciones
  3. Convulsión generalizada

Convulsión generalizada

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

Una convulsión generalizada es un período de actividad eléctrica descontrolada en el cerebro. Puede deberse a una condición médica que provoca convulsiones recurrentes (epilepsia), aunque existen muchas otras causas posibles. Las convulsiones generalizadas pueden afectar a personas de cualquier edad, pero son más comunes en los niños. Los síntomas más comunes son convulsiones, pérdida de conciencia, con pérdida de memoria y confusión después de la convulsión. Si una convulsión dura más de cinco minutos, puede requiere tratamiento urgente en una sala de emergencias. El diagnóstico se realiza a partir de los síntomas y un electroencefalograma (EEG) en que aparecen los patrones de una convulsión. El tratamiento depende de la causa. A veces, se comienzan a tomar medicamentos anticonvulsivos después de una convulsión recurrente, y por lo general funcionan bien para prevenir nuevos episodios.

Riesgos

Una convulsión generalizada ocurre cuando una actividad eléctrica descontrolada en el cerebro provoca una convulsión que afecta todo el cuerpo. Esto puede producir los clásicos movimientos espasmódicos, o detener por completo la actividad, como sucede en las crisis de ausencia. Las convulsiones pueden tener distintas causas. En muchos casos la causa se desconoce, y en otros casos forma parte de una condición médica que causa convulsiones recurrentes (epilepsia). Otras causas pueden ser fiebre alta (en niños), abstinencia alcohólica, infecciones del sistema nervioso y niveles muy bajos de azúcar en la sangre. La epilepsia suele ser genética y hereditaria. Según la causa, las convulsiones generalizadas pueden afectar a personas de todas las edades, pero son más comunes en niños y adultos jóvenes. En las personas que desarrollan epilepsia, la primera convulsión suele aparecer antes de los 25 años de edad.

Síntomas

Una convulsión generalizada puede provocar síntomas diversos. Muchas producen pérdida repentina de la conciencia con pérdida de memoria, y en ocasiones, confusión después de la convulsión. Una forma frecuente de convulsión generalizada produce calambres en todos los músculos del cuerpo antes de que la convulsión comience, con torsiones y sacudidas repentinas en las extremidades. Durante la convulsión, las personas pueden perder el control de la vejiga o morderse la lengua. Otra forma produce una pérdida repentina y transitoria de la fuerza muscular. Los síntomas de la convulsión suelen durar uno o dos minutos. Después del episodio convulsivo, las personas suelen sentirse somnolientas o confundidas, y pueden quedarse dormidas. Si existe una causa de fondo para la convulsión, es posible que haya otros síntomas antes de que ésta se produzca, como por ejemplo fiebre o confusión.

Diagnóstico

El diagnóstico de una convulsión generalizada suele basarse en la descripción del episodio. Si los episodios son recurrentes, puede ser útil registrar los síntomas en un vídeo para realizar el diagnóstico. Para analizar la actividad eléctrica del cerebro y visualizar los patrones de las convulsiones se realiza un estudio llamado electroencefalograma (EEG). Durante este estudio, se puede provocar una convulsión. Además, se pueden hacer estudios para buscar la causa de la convulsión.

Tratamiento

Durante la convulsión se debe proteger a la persona afectada para que no se lesione, y colocarla en la posición de recuperación. No hay necesidad de sujetar a la persona, ni ponerle nada en la boca. Si la convulsión dura más de cinco minutos, se debe llamar a una ambulancia. Es recomendable una consulta médica después de tener la primera convulsión, sin importar cuánto haya durado. Usualmente los medicamentos para evitar las convulsiones se comienzan a tomar solo después de haber tenido una segunda convulsión. Además, si se identifica una causa de fondo, es probable que se requiera otro tipo de medicamento o tratamiento.

Prevención

El control cuidadoso de los niveles de azúcar en los diabéticos puede contribuir a prevenir algunos casos de esta condición médica. Tomar y controlar el uso de los medicamentos anticonvulsivos según se recetaron puede ayudar a prevenir algunas convulsiones.

Pronóstico

Generalmente las convulsiones duran solo minutos, y las personas suelen recuperarse bien. Si la convulsión no se detiene en el tiempo esperado, se denomina estado epiléptico y requiere tratamiento de emergencia. Dependiendo de la causa, la convulsión puede reaparecer. La mayoría de las causas de las convulsiones son manejables, y no generan otros problemas de salud.

Otras denominaciones

  • convulsión aguda que afecta todo el cerebro