1. Ada
  2. Condiciones
  3. Tiroiditis de Hashimoto hipotiroidismo

Tiroiditis de Hashimoto hipotiroidismo

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico
  7. Otras denominaciones

Resumen

La tiroiditis de Hashimoto, también conocida como enfermedad de Hashimoto o tiroiditis linfocítica crónica, es una condición médica en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca a la glándula tiroides. La tiroiditis de Hashimoto puede producir hipotiroidismo, lo que ocurre cuando la glándula tiroides (ubicada en la parte anterior de la garganta, debajo de la nuez de Adán) ya no produce un nivel suficiente de hormonas. Las hormonas tiroideas son importantes para el metabolismo. Por otro lado, esta condición médica puede aparecer en cualquier persona, pero es más frecuente en mujeres que hombres, y es diagnosticada con mayor frecuencia entre los 30 y 50 años de edad. El hipotiroidismo causado por la tiroiditis de Hashimoto se trata reemplazando la hormona tiroidea.

Riesgos

La glándula tiroides está ubicada en la parte anterior de la garganta y produce una hormona (la hormona tiroidea) que controla el metabolismo (actividad celular). En la tiroiditis de Hashimoto, el sistema inmunitario comienza a atacar por error a la glándula tiroides y por consecuencia resulta dañada y deja de producir hormonas suficientes, lo que se denomina hipotiroidismo. Se desconoce la causa exacta de la tiroiditis de Hashimoto, aunque es probable que se deba a la interacción de varios elementos. Algunos factores que parecen aumentar las posibilidades de desarrollar tiroiditis de Hashimoto incluyen: tener un familiar con tiroiditis de Hashimoto, fumar, algunas infecciones virales, la exposición a la radiación y el estrés. Además, esta condición es más frecuente en mujeres que en hombres, y se diagnostica más comúnmente entre los 30 y los 50 años de edad.

Síntomas

En las etapas iniciales es posible que no haya síntomas, o que solo tenga un bulto en la tiroides que empieza a agrandarse lentamente (bocio). El frente de la garganta puede doler o estar sensible. Otros síntomas incluyen cansancio, aumento de peso, piel pálida y seca, estreñimiento, sensibilidad al frío, dolor en las articulaciones y los músculos y problemas para concentrarse. Las mujeres puede tener dificultades para quedar embarazadas y periodos menstruales irregulares.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a partir de los síntomas, la apariencia de la persona afectada y un análisis de sangre que mide los niveles de hormonas tiroides. También se hace un análisis de sangre para buscar anticuerpos (proteínas que combaten la infección) activos contra la glándula tiroides y la hormona tiroidea. Si se observa un bocio (protuberancia de la tiroides), se puede escanear con una ecografía y tomar una muestra (biopsia) para descartar otras causas.

Tratamiento

El tratamiento consiste en reemplazar las hormonas tiroideas con medicación. Se debe realizar de por vida, ya que la glándula de la tiroides no se recupera. El tratamiento revierte los síntomas del funcionamiento limitado de la tiroides.

Pronóstico

La tiroiditis de Hashimoto no tiene cura. La mayoría de las personas se recupera bien con la terapia de reemplazo de la hormona tiroidea. Si no se realiza el tratamiento para la tiroiditis de Hashimoto y el hipertiroidismo pueden producirse graves consecuencias, incluso el coma y la muerte.

Otras denominaciones

  • una tiroides poco activa causada por la inflamación de la tiroides