1. Ada
  2. Condiciones
  3. Influenza

Influenza

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

Una infección por influenza, o gripe, es una infección viral común de las vías respiratorias que ocurre habitualmente durante el otoño y el invierno. El virus de la gripe se propaga a través de las gotas que se expulsan de la boca y la nariz al estornudar o al compartir vajilla o cubiertos. Las personas mayores de 65 años o con otros problemas de salud tienden a enfermarse de gripe de manera más habitual y corren riesgo de desarrollar una gripe severa. Esta condición médica produce fiebre, tos, goteo nasal y dolores musculares. En la mayoría de los casos, no se necesita un tratamiento específico y las personas mejoran en el lapso de una semana. En casos poco frecuentes, la gripe puede provocar una infección severa que puede llegar a poner en riesgo la vida.

Riesgos

La gripe es causada por el virus de la influenza, el cual produce una inflamación en la garganta y la nariz por un corto período de tiempo. El virus de la gripe se propaga al expulsar gotitas de la boca y la nariz al estornudar o toser o al compartir vajilla o cubiertos. La mayoría de las infecciones ocurren en los meses de otoño e invierno. Los bebés, los individuos mayores de 65 años, las personas con un sistema inmunitario debilitado o que tienen otros problemas de salud a largo plazo tienden a contraer gripe más comúnmente.

Síntomas

Los síntomas típicos de la gripe presentan fiebre, tos, dolor de garganta, goteo nasal, dolor en los músculos y articulaciones y una sensación de malestar general. Los ganglios linfáticos de la garganta pueden estar más grandes que lo habitual. Los síntomas de una infección severa, que puede requerir tratamiento de emergencia, son falta de aliento, sibilancia y dificultad para respirar.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y un examen físico. Si el diagnóstico es incierto o si los síntomas son severos, se toma una muestra de la mucosidad en la garganta o nariz y se analiza en busca de virus.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, no se requiere tratamiento específico. Las personas con gripe deberían mantener reposo (ausentare de la escuela o del trabajo), descansar y beber líquidos en abundancia. Beber líquidos calientes o consumir pastillas para la garganta puede ayudar a aliviar el dolor. El paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar el dolor de cabeza y los dolores musculares. Si el goteo nasal es molesto, podría ayudar usar descongestivos en aerosol o en comprimidos. Si la infección es severa, existen algunos medicamentos antivirales que combaten la gripe, pero para personas con síntomas leves o moderados no hacen mucha diferencia en el proceso de recuperación.

Prevención

Mantener una buena higiene cuando se está enfermo, como lavarse las manos frecuentemente y quedarse en la casa mientras no se sienta bien son medidas importantes para prevenir que la gripe se propague. La vacuna contra la gripe puede ayudar a prevenir la infección en las personas que tienen alto riesgo de infecciones severas, tales como los adultos mayores y personas con otros problemas de salud.

Pronóstico

Casi todos los episodios de gripe mejoran luego de cinco a siete días y la mayoría de las personas se recuperan completamente. Normalmente, algunos de los síntomas, como la tos y el cansancio, pueden permanecer un tiempo más. Las personas mayores de 65 años o que tienen otros problemas de salud pueden tardar más en recuperarse y corren mayor riesgo de presentar complicaciones, incluso infecciones que pongan en riesgo la vida.