1. Ada
  2. Condiciones
  3. Enfermedad de Lyme en etapa tardía, borrelosis de Lyme en etapa tardía, borrelosis de Lyme en etapa 3, borrelosis terciaria

Enfermedad de Lyme en etapa tardía, borrelosis de Lyme en etapa tardía, borrelosis de Lyme en etapa 3, borrelosis terciaria

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La enfermedad de Lyme, también conocida como borreliosis de Lyme, es causada por una infección con la bacteria Borrelia burgdorferi. Esta bacteria se propaga por las picaduras de garrapatas y las personas que trabajan al aire libre o que pasan tiempo en zonas forestales tienen mayores probabilidades de resultar afectadas. Si no se diagnostica o si se deja sin tratar, la bacteria puede propagarse a lo largo del cuerpo partiendo desde el lugar de la picadura de garrapata. Los síntomas tardíos y las complicaciones de la enfermedad de Lyme se desarrollan entre los 6 y hasta los 36 meses después de la infección original. Los síntomas posibles pueden incluir dolor en las articulaciones, cambios en la piel o complicaciones neurológicas. La enfermedad de Lyme tardía puede tratarse con antibióticos y la mayoría de las personas se recupera bien, aunque los síntomas pueden persistir durante un tiempo luego del tratamiento.

Riesgos

La enfermedad de Lyme es causada por una bacteria llamada Borrelia burgdorferi. Esta bacteria se propaga por las picaduras de garrapatas que se encuentran mayormente en zonas forestales y rurales a lo largo de Europa y América del Norte. Esta afección no se contagia de persona en persona. Las personas que trabajan al aire libre o que pasan tiempo en bosques o brezales son las más comúnmente afectadas. Si bien cualquiera puede tener esta condición médica, tiende a ser levemente más común en niños y adultos mayores. La enfermedad de Lyme tardía usualmente se desarrolla entre los 6 y los 36 meses después de la infectarse por la picadura de una garrapata.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Lyme tardía difieren de aquellos de la enfermedad de Lyme de diseminación temprana. En América del Norte, dolor e hinchazón articular son síntomas muy comunes. En Europa, los cambios en la piel son más comunes. Estos cambios en la piel consisten en hinchazón, enrojecimiento y afinamiento de la piel, usualmente aislado en una mano o en un pie. Algunas personas pueden desarrollar problemas neurológicos, incluyendo dificultad para concentrarse, confusión y hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies, sin embargo estos síntomas son poco frecuentes.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Lyme tardía puede ser muy difícil y suele hacerlo una/un especialista en enfermedades infecciosas. El diagnóstico se sospecha si la persona afectada tuvo el sarpullido característico en forma de tiro al blanco de la enfermedad de Lyme de diseminación temprana, y ha vivido o trabajado en zonas donde hay garrapatas. El diagnóstico puede confirmarse con un análisis de sangre.

Tratamiento

La enfermedad de Lyme tardía requiere a menudo tratamiento con antibióticos durante un lapso de hasta 28 días. A veces los antibióticos deben administrarse en forma intravenosa (por goteo).

Prevención

Evitar picaduras de garrapatas con repelente de insectos y ropa protectora es importante para prevenir esta condición médica, en especial en zonas conocidas por presentar la enfermedad de Lyme. No hay vacuna disponible.

Pronóstico

La enfermedad de Lyme en su etapa tardía usualmente puede tratarse con antibióticos. El pronóstico suele ser bueno, aunque algunas personas notan que sus síntomas persisten durante más de 6 meses después del tratamiento. Si hubo daño nervioso, es posible que los síntomas no desaparezcan por completo.