1. Ada
  2. Condiciones
  3. Cáncer pancreático, Neoplasma maligno de páncreas

Cáncer pancreático, Neoplasma maligno de páncreas

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El cáncer pancreático surge en el páncreas, un órgano digestivo ubicado en la región superior del abdomen detrás del estómago. Este cáncer tiende a afectar a adultos mayores y a personas que tienen otros problemas de salud, especialmente en el páncreas. Los síntomas son inespecíficos y suelen presentarse tardíamente, lo que complica el diagnóstico y empeora el resultado probable luego del diagnóstico. El cáncer de páncreas puede provocar una inexplicable pérdida de peso, pérdida del apetito, dolor crónico de espalda y dolor en la parte superior del abdomen. El diagnóstico se realiza por medio de una tomografía computarizada (TC) o un estudio de imagen por resonancia magnética (IRM). El tratamiento envuelve cirugía, quimioterapia y, a veces, radioterapia. Las personas que reciben el diagnóstico en las primeras etapas tienen mejores probabilidades de éxito en el tratamiento, aunque no es común que esto suceda.

Riesgos

El cáncer se produce cuando se presenta un crecimiento descontrolado de células anormales. Estas células destruyen las células normales que las rodean y se pueden propagar a otras partes del cuerpo. El cáncer pancreático compromete al páncreas, un órgano que está ubicado en la región superior del abdomen detrás del estómago, que suele producir sustancias que descomponen las grasas y hormonas que regulan el nivel de azúcar en la sangre. El cáncer pancreático afecta principalmente a personas entre los 50 y 80 años de edad y se vuelve más común con la edad. Las personas que fuman, las que consumen alcohol regularmente o quienes son obesos son más propensos a tener cáncer de páncreas. La personas que tienen otros problemas del páncreas, como diabetes, una inflamación crónica (pancreatitis) o quistes también tienden a presentar cáncer pancreático más comúnmente. En algunos casos, el cáncer pancreático tiende a ser hereditario y se sabe que algunos genes y problemas hereditarios específicos, tales como el síndrome de Peutz-Jeghers, aumentan el riesgo de contraer un cáncer pancreático.

Síntomas

Generalmente no se manifiestan síntomas durante las etapas tempranas del cáncer pancreático. Los síntomas más comunes del cáncer pancreático incluyen dolor abdominal que se extiende a la espalda, pérdida de peso sin explicación y un color amarillento en la piel y los ojos. Otros síntomas comunes incluyen náuseas, pérdida del apetito y estreñimiento. Muchas personas notan que sus heces cambian de color o consistencia y parecen más pálidas y grasosas que antes. Los síntomas menos frecuentes incluyen problemas con el nivel de azúcar en la sangre y coágulos sanguíneos recurrentes en las venas.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y en un examen físico de la piel y el abdomen, que puede revelar piel amarillenta y agrandamiento de la vesícula. Algunas personas reciben el diagnóstico mientras se realizan estudios para determinar la causa de los cambios en sus niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. Para confirmar el diagnóstico se realiza una ecografía y una tomografía computarizada (TC) o un estudio de imágenes por resonancia magnética (IRM) del abdomen. Además, se toma una muestra pequeña del páncreas (biopsia) y se la analizará para determinar si existe un cáncer.

Tratamiento

El tratamiento depende del tamaño del cáncer, de su tipo específico y de si ya se ha propagado al momento del diagnóstico. Estos factores se usan para determinar la etapa (estadio) del cáncer. El tratamiento envuelve cirugía, quimioterapia o radioterapia, o más comúnmente una combinación de estas. Una consulta oncológica puede brindar el mejor asesoramiento sobre el tratamiento en cada caso individual. También puede ser de ayuda recibir orientación emocional o sumarse a un grupo de apoyo. Las personas que tienen un cáncer de páncreas incurable pueden recibir tratamientos que apuntan a aliviar sus síntomas y mejorar la calidad de vida.

Prevención

Reducir el consumo de alcohol y dejar de fumar puede ayudar a reducir el riesgo de contraer cáncer pancreático. Mantenerse un buen estado de salud, conservar un peso saludable y controlar otros problemas de salud como la diabetes, también son medidas útiles.

Pronóstico

El cáncer de páncreas es difícil de diagnosticar debido a que no provoca síntomas en sus primeras etapas. Por esta razón, la mayoría de las personas recibe el diagnóstico cuando ya está en una etapa más avanzada, lo que reduce las probabilidades de curar el cáncer.