1. Ada
  2. Condiciones
  3. Tos ferina

Tos ferina

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Tratamiento
  5. Prevención
  6. Pronóstico

Resumen

La tos ferina, también conocida como 'tos convulsa', es una infección bacteriana contagiosa que afecta las vías respiratorias o el conducto que comunica la nariz, la boca, la garganta y los pulmones. Es causada por una bacteria llamada Bordetella pertussis que produce una toxina que inflama las vías respiratorias. Suele comenzar con los síntomas de un resfriado por 1 o 2 semanas, seguidos por una tos incontrolable que puede durar 10 semanas. Sin embargo, los bebés pueden experimentar dificultades para respirar y no manifestar ningún signo de tos.

Riesgos

La causa de la tos ferina es una bacteria (Bordetella pertussis) y afecta principalmente a los adultos cuya inmunidad se debilitó después de ser vacunados o a bebés que no completaron sus tres primeras dosis de vacunación. Se contagia por medio de las gotas que se liberan al estornudar o toser y el contacto con una persona afectada aumenta el riesgo de contraer tos ferina.

Síntomas

Los primeros síntomas típicos se parecen a un resfriado común con moqueo nasal, tos y fiebre. Luego puede aparecer la típica 'tos convulsa' (o ferina) que puede durar hasta 10 semanas. La tos convulsa se caracteriza por ataques de tos muy fuertes que terminan con un sonido como de 'chillido' al comenzar la siguiente inhalación. Es posible que muchas personas no experimenten la característica 'tos convulsa' pero sí que tengan graves ataques de tos incontrolable. Por otro lado es posible que los bebés tengan dificultades para respirar pero no tos.

Tratamiento

El tratamiento consiste en antibióticos y reposo. Si se presentan problemas graves para respirar, puede ser necesario ser internado para recibir tratamiento.

Prevención

Existe una vacuna contra la tos ferina para niños y adultos, pero no para los recién nacidos. Los niños reciben una vacunación de rutina contra la tos ferina durante el primer año de vida y un refuerzo en edad preescolar, así que es importante cumplir con el calendario de vacunación recomendado. Los familiares y las personas que están en contacto con recién nacidos deben recibir una vacuna de refuerzo contra la tos ferina. Las embarazadas deben asegurarse de que sus vacunas estén al día durante el tercer trimestre del embarazo. Es importante que la persona que tiene tos convulsa evite el contacto social (trabajo, escuela, transporte público, etc.) para evitar infectar a otras personas.

Pronóstico

Luego de comenzar el tratamiento con antibióticos, las personas con tos ferina continúan contagiando por cinco a siete días. Si no se toman antibióticos, las personas continúan contagiando durante tres semanas. La tos persiste por mucho tiempo después de que la persona ya no transmite la infección. Por este motivo, la tos convulsa también se conoce como la 'tos de los 100 días', insinuando que dura unas 10 semanas. Los niños y los adultos afectados en general se recuperan completamente, pero los recién nacidos tienen un riesgo alto de experimentar complicaciones y morir.