1. Ada
  2. Condiciones
  3. Glomerulonefritis postestreptocócica

Glomerulonefritis postestreptocócica

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La glomerulonefritis posestreptocócica es un problema renal que se presenta después de una infección con una bacteria llamada Streptococcus. Generalmente la bacteria estreptocócica causa infecciones de las amígdalas y la piel. Este problema tiende a afectar a niños entre los cinco y doce años y a adultos mayores de sesenta. Los síntomas son hinchazón de las piernas, manos y cara, la aparición de sangre en la orina y la mayoría de las personas también presenta presión arterial alta. Generalmente no existe un tratamiento específico, pero la infección se debe tratar y es posible que se tengan que tomar medidas para asistir los riñones mientras se recuperan. Los niños suelen recuperarse muy bien en unas seis a ocho semanas. Los adultos tienen más probabilidades de presentar complicaciones, incluso presión arterial alta y daño renal.

Riesgos

Los riñones son dos órganos ubicados en la espalda, debajo de las costillas, y son responsables de filtrar las toxinas de la sangre y mantener el equilibrio de líquidos y electrolitos. En la glomerulonefritis, se produce inflamación e hinchazón de las unidades de filtración del riñón (los glomérulos). Puede aparecer después de una infección, aunque existen varias causas posibles, incluyendo condiciones autonimunes (cuando el sistema inmunitario comienza a atacar por error los tejidos sanos del cuerpo), diabetes y algunos tipos de cáncer. La glomerulonefritis después de una infección con la bacteria estreptococo es una de las causas más comunes de enfermedad renal en niños de todo el mundo, aunque es poco frecuente en países con buen acceso a la atención médica. El estreptococo frecuentemente causa amigdalitis e infecciones de la piel, y se cree que causa glomerulonefritis porque el sistema inmune confunde las células del riñón con la bacteria estreptocócica. Esta condición es más común en niños de cinco a doce años y en adultos mayores de sesenta, y tiende a afectar a hombres y mujeres por igual.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de persona a persona dependiendo de la gravedad, los más comunes son orina roja o marrón e hinchazón de los pies y las piernas. En las personas con glomerulonefritis la presión arterial aumenta, pero esto no suele causar síntomas. Otras molestias como dolor en el costado, una sensación de debilidad y orinar cantidades pequeñas pueden acompañar los síntomas mencionados. Algunas personas pueden sentir dificultad para respirar o tener tos. Los síntomas comienzan dentro de las tres semanas de una infección bacteriana.

Diagnóstico

El diagnóstico se puede sospechar en base a los síntomas y un examen físico en una persona que recientemente se sintió mal debido a una infección bacteriana. Los análisis de sangre y orina ayudan a confirmar el diagnóstico y son necesarios para vigilar la función renal y la recuperación. También se suele realizar una ecografía de los riñones. Si el diagnóstico es incierto, es posible que sea necesario tomar una muestra pequeña del riñón para analizarla (biopsia) en busca de la causa de los problemas renales.

Tratamiento

El tratamiento de la glomerulonefritis posestreptocócica suele implicar tratar la infección bacteriana (si es necesario), los síntomas y a su vez vigilar y asistir el funcionamiento renal. No existe un tratamiento específico para estos casos y se pueden usar medicamentos diuréticos para reducir la cantidad de líquido del cuerpo, junto a otros medicamentos para bajar la presión arterial. Si hubo un daño renal severo, es posible que sea necesario realizar diálisis para ayudar a la persona mientras se recuperan los riñones.

Prevención

El diagnóstico y el tratamiento de la amigdalitis bacteriana pueden ayudar a impedir que algunas personas desenvuelvan glomerulonefritis posestreptocócica.

Pronóstico

Este tipo de glomerulonefritis suele mejorar en seis a ocho semanas y la mayoría de las personas se recupera sin quedar con un daño renal duradero. Los adultos y los niños que tienen episodios recurrentes de esta glomerulonefritis tienen más probabilidades de desarrollar problemas renales y presión arterial alta, incluso muchos años después del episodio original de glomerulonefritis.

Otras denominaciones

  • inflamación del riñón luego de una infección bacteriana