1. Ada
  2. Condiciones
  3. Artritis reumatoidea

Artritis reumatoidea

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Pronóstico

Resumen

La artritis reumatoidea es una enfermedad inflamatoria de las articulaciones. Es producida por una reacción autoinmunitaria, lo que significa que el sistema inmunitario erróneamente genera anticuerpos (proteínas que combaten infecciones) y comienza a atacar los tejidos del cuerpo. Las mujeres resultan más afectadas que los hombres y la mayoría de las personas recibe el diagnóstico entre los 35 y 50 años de edad. Los síntomas de artritis reumatoidea son dolor e hinchazón en las articulaciones, especialmente en las pequeñas articulaciones de las manos y de los pies. La artritis reumatoidea se diagnostica a partir de los síntomas, un examen físico y un análisis de sangre. La artritis reumatoidea se controla con calmantes para el dolor y medicamentos para reducir la respuesta del sistema inmunitario, pero no existe una cura específica. Generalmente la artritis reumatoidea empeora lentamente con el paso del tiempo y puede causar daño importante en las articulaciones. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir algo del daño articular.

Riesgos

La artritis reumatoidea es una condición autoinmune, lo que significa que el sistema inmunitario erróneamente genera anticuerpos (proteínas que combaten infecciones) y comienza a atacar los tejidos del cuerpo. La razón para que esto ocurra no se comprende bien, pero es probable que múltiples factores interactúen para causar la artritis reumatoidea. Con el tiempo se produce daño al cartílago y los huesos dentro de la articulación, y esto puede provocar deformidad de las articulaciones y dificultad para moverlas normalmente. Las mujeres resultan más frecuentemente afectadas que los hombres, y la mayoría de las personas reciben el diagnóstico entre los 35 y los 50 años de edad.

Síntomas

Los síntomas típicos de la artritis reumatoidea son dolor, hinchazón y rigidez en múltiples articulaciones. Es común que resulten afectadas las articulaciones de las manos y de los pies, pero la artritis reumatoidea puede afectar cualquier articulación. La rigidez articular puede empeorar por la mañana, y mejorar en el transcurso del día. Otros síntomas incluyen cansancio, pérdida de peso y fiebre. Muchas personas experimentan síntomas que varían mucho de intensidad de un momento a otro. Los síntomas de la artritis reumatoidea aparecen gradualmente y empeoran con el paso del tiempo. La artritis reumatoidea puede afectar otras partes del cuerpo, como la piel, los pulmones y el corazón.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas, el examen físico y en un análisis de sangre para detectar anticuerpos (signos de que el sistema inmunitario está atacando el cuerpo) y signos generales de inflamación. Las radiografías o una tomografía computarizada (TAC) de las articulaciones son útiles para evaluar el daño articular causado por esta condición.

Tratamiento

El tratamiento de la artritis reumatoidea apunta a reducir la respuesta del sistema inmunitario hiperactivo. Estos medicamentos, conocidos como fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), ayudan a reducir los síntomas, previenen el daño articular e impiden la respuesta inmunitaria contra otras partes del cuerpo (por ej. la piel y el corazón). Los medicamentos antiinflamatorios (por ej. el ibuprofeno y la aspirina) pueden ser útiles para tratar episodios de dolor. Varios métodos de tratamiento deben ser combinados. Además, mantenerse físicamente activo puede ayudar a mantener el movimiento normal de las articulaciones. En casos de daño articular grave, podría ser necesario el reemplazo de articulaciones

Pronóstico

Muchas personas que tienen artritis reumatoidea logran muy buen control de sus síntomas con medicamentos antiinflamatorios. El tratamiento también es importante para prevenir el daño articular y otras complicaciones de la artritis reumatoidea. Las personas que tienen dificultad en el manejo de la artritis reumatoidea o que la manejan en forma deficiente, tienen un riesgo mayor de daño articular severo, así como de algunos tipos de cáncer, enfermedades cardíacas y algunos problemas pulmonares.