1. Ada
  2. Condiciones
  3. Raquitismo, osteomalacia en niños

Raquitismo, osteomalacia en niños

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El raquitismo es un trastorno de los huesos que afecta a los niños. Una deficiencia de vitamina D o de calcio debilita la estructura ósea y los huesos largos de los brazos y las piernas se vuelven quebradizos y se doblan. El raquitismo es relativamente infrecuente ya que existen suplementos vitamínicos y alimentos fortificados. Los niños que tienen raquitismo pueden sentir dolor de huesos y crecer con más lentitud que sus pares. El raquitismo se puede tratar con éxito proporcionando una cantidad suficiente de vitamina D y de calcio por medio de alimentos o suplementos vitamínicos. Si no se trata, el raquitismo puede causar trastornos de crecimiento en el largo plazo.

Riesgos

El raquitismo se presenta cuando una falta de vitamina D y calcio debilita la estructura ósea. Esto provoca que los huesos se vuelvan quebradizos y se doblen. El raquitismo se ha vuelto infrecuente debido a la toma de conciencia sobre la importancia de los suplementos vitamínicos y los alimentos fortificados. El cuerpo obtiene el calcio de los alimentos, así como la vitamina D necesita de exposición a la luz solar para activarse. El raquitismo se puede presentar en niños de cualquier edad, pero aquellos que tienen un problema de salud que afecta la absorción de nutrientes en los intestinos tienen un riesgo más alto de presentar raquitismo. Los niños que no reciben suficiente sol en la piel también están en riesgo de presentar esta condición.

Síntomas

Los síntomas del raquitismo incluyen dolor y deformidad de los huesos, como grandes desviaciones en la columna y piernas arqueadas. Los niños con raquitismo pueden crecer más lentamente que sus pares y suelen tener problemas dentales. También tienen más probabilidades de quebrarse un hueso en un accidente relativamente menor.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a partir de un examen físico, análisis de sangre y radiografías de los brazos y de las piernas. Los análisis de sangre sirven para verificar los niveles de vitamina D y calcio.

Tratamiento

El raquitismo se trata aumentando el consumo de vitamina D y de calcio. Esto se puede lograr comiendo más alimentos ricos en vitamina D y calcio, o tomando suplementos. Pasar tiempo al aire libre en el sol también es útil. En los casos más graves puede ser necesaria una cirugía para corregir cualquier deformidad ósea.

Prevención

El raquitismo se puede prevenir recibiendo cantidades suficientes de vitamina D y de calcio. Para los niños mayores, fuentes ricas en vitamina D son los pescados más grasos, los huevos o los cereales reforzados con vitaminas. También se recomienda comer suficientes alimentos que contengan calcio, como leche, queso, yogur, verduras de hojas verdes, productos a base de soja y nueces. Exponer la piel con regularidad a la luz solar también es importante para prevenir el raquitismo. Los niños con piel más oscura pueden necesitar pasar más tiempo en el sol para recibir suficiente vitamina D.

Pronóstico

El raquitismo se puede tratar con éxito y la mayoría de los niños continúan creciendo normalmente luego del tratamiento. Si no se trata, es posible que se presenten problemas de crecimiento y de los huesos en el largo plazo.