1. Ada
  2. Condiciones
  3. Neuralgia del trigémino

Neuralgia del trigémino

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La neuralgia del trigémino es una condición médica en la que un nervio de la cara produce un dolor facial persistente o recurrente. Aunque cualquiera puede desarrollar neuralgia del trigémino, las mujeres mayores de 40 años resultan afectadas más comúnmente. Esta condición se caracteriza por ataques de dolor repentino, agudo y punzante en algunas partes de la cara. Es más común que se produzca de un solo lado, alrededor del ojo, mejilla, mandíbula o partes inferiores de la cara y se desencadena por movimientos como sonreír y masticar, entre otros. El diagnóstico se basa usualmente en los síntomas y en los hallazgos de un examen físico. El tratamiento involucra medicamentos para aliviar el dolor y, en algunos casos, cirugía. Aunque el dolor puede ser difícil de controlar, muchas personas encuentran alivio con una combinación de terapias.

Riesgos

La neuralgia del trigémino es un dolor que surge del nervio trigémino (neuralgia significa 'dolor del nervio'). El nervio trigémino lleva información sensorial desde la piel de la cara al cerebro, y controla los músculos necesarios para masticar. En muchos casos, no hay una causa evidente para el dolor. A veces la neuralgia del trigémino ocurre como resultado de otras condiciones médicas, como esclerosis múltiple (EM) o un tumor que está presionando el nervio. Aunque cualquiera puede desarrollar neuralgia del trigémino, es más común en personas mayores de 40 años. Además, es más común en mujeres que en hombres.

Síntomas

El síntoma más típico es un dolor muy fuerte, agudo en la cara, que típicamente se produce en el oído y se extiende alrededor del ojo y sobre la mejilla, mandíbula y mentón. Este dolor por lo general solo se presenta en un lado de la cara, aunque en algunos casos puede ocurrir en ambos lados. El dolor tiende a presentarse en estallidos como de 'descarga eléctrica' de corta duración. Hablar, sonreír, masticar, un toque ligero en la cara, tragar y besar pueden desencadenar el dolor, aunque algunas personas tienen dolor sin ningún desencadenante. Cuando el dolor se ubica en la mandíbula, los dientes o las encías, puede confundirse con dolor de muelas.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas y un examen físico. Por lo general se realizan imágenes de la cabeza, como una resonancia magnética (RM), para descartar otras causas del dolor, tales como esclerosis múltiple o un tumor.

Tratamiento

El tratamiento de la neuralgia del trigémino involucra aliviar el dolor y si existe, tratar la causa de fondo. Muchas personas encuentran que los medicamentos comunes para el dolor no ayudan y por eso se usan algunos medicamentos que son específicos para el dolor de nervio. Estos incluyen medicamentos contra las convulsiones y relajantes musculares. Si estos no son efectivos, podría ser necesario un procedimiento quirúrgico para bloquear o extraer la parte del nervio trigémino que causa el dolor o extraer pequeños vasos sanguíneos alrededor del nervio.

Prevención

Evitar los desencadenantes puede reducir la frecuencia de los ataques.

Pronóstico

El pronóstico depende de la causa del dolor. Si bien el dolor puede ser difícil de controlar, muchas personas encuentran alivio con una combinación de terapias. Si no se puede encontrar la causa, los ataques pueden controlarse con medicamentos y evitando los factores desencadenantes. Los síntomas de la neuralgia del trigémino a menudo son recurrentes, aunque pueden pasar meses o años entre un episodio y otro.

Otras denominaciones

  • dolor por un nervio en la cara