1. Ada
  2. Condiciones
  3. Meningitis viral

Meningitis viral

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La meningitis viral es una infección de las meninges (las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal). Existen muchos posibles virus que pueden causar esta infección y muchos de ellos son muy comunes. La meningitis viral es más común en recién nacidos y niños pequeños. Los síntomas de la meningitis viral incluyen dolor de cabeza, náuseas, vómitos, irritabilidad, pérdida del apetito y somnolencia. Aunque los niños más grandes y los adultos a menudo no requieren ningún tratamiento específico para la meningitis viral, los recién nacidos y los bebés podrían necesitar medicamentos antivirales. Además, los recién nacidos y los bebés tienen mayor riesgo de presentar complicaciones luego de un episodio de meningitis viral. Asimismo, las vacunas y la buena higiene pueden ayudar a prevenir algunos casos de meningitis viral.

Riesgos

La meningitis viral es la causa más común de meningitis. Afecta más comúnmente a recién nacidos, bebés y niños, aunque puede presentarse en personas de todas las edades. Muchos virus comunes pueden causar meningitis viral y estos incluyen el de la gripe, el virus del herpes y el virus de la enfermedad boca-mano-pie. Otras causas virales menos comunes son paperas, sarampión, virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), virus de la polio y el virus del Nilo Occidental, aunque hay muchos más. De igual forma, los niños que no tienen la vacunación completa pueden correr mayor riesgo de contraer meningitis viral. Los recién nacidos y los bebés que están en contacto con personas con infecciones virales también corren mayor riesgo de contraerla.

Síntomas

Los síntomas típicos incluyen dolor de cabeza, rigidez del cuello, fiebre, náuseas y vómitos. Los recién nacidos y los bebés pueden perder el apetito, llorar o estar inusualmente irritables, o experimentar somnolencia. Las infecciones virales también pueden causar síntomas de infección en otras partes del cuerpo al mismo tiempo, como sarpullido o dificultad para respirar.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en los síntomas, el examen físico y el análisis de una muestra de líquido cefalorraquídeo (el líquido en las meninges alrededor del cerebro y la columna) para ver señales de meningitis en las meninges y descartar la posibilidad de una infección bacteriana. Este estudio también se usa para identificar el virus específico que está causando la infección.

Tratamiento

En niños mayores y adultos, no se necesita un tratamiento específico en la mayoría de los casos. Por lo tanto, estas personas deben solo tratar sus síntomas. El acetaminofén (paracetamol) podría ser útil para tratar los dolores de cabeza y tomar abundante líquido también puede ayudar. Por contrario, los recién nacidos y los bebés pequeños, o las personas con señales de una complicación podrían requerir un medicamento antiviral para combatir el virus que está causando la infección.

Prevención

Algunas causas comunes de meningitis viral se pueden prevenir con vacunas. Por tanto, cumplir con el calendario de vacunación recomendado puede ayudar a prevenir algunos casos de meningitis. Además, la buena higiene, como el lavado de manos, también puede ayudar a evitar la meningitis viral.

Pronóstico

Los recién nacidos son los que tienen más riesgo de presentar complicaciones después de un episodio de meningitis viral, y pueden desarrollar consecuencias serias tales como hinchazón en el cerebro, dificultades de aprendizaje, sordera o convulsiones. En este grupo etario la meningitis viral puede poner en riesgo la vida. Por otro lado, los niños mayores y los adultos por lo general comienzan a sentirse mejor dentro de los siete a diez días después de tener meningitis viral y se recuperan bien. Sin embargo, la recuperación completa puede llevar semanas. El desarrollo de complicaciones duraderas después de una meningitis viral es poco frecuente en este grupo.

Otras denominaciones

  • infección viral alrededor del cerebro y la médula espinal