1. Ada
  2. Condiciones
  3. Prostatitis bacteriana

Prostatitis bacteriana

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

La prostatitis bacteriana se presenta cuando se desarrolla una infección bacteriana en la próstata. La próstata es una glándula ubicada debajo de la vejiga que forma la primera parte de la uretra (el tubo por el que la orina sale de la vejiga). Es común que los hombres mayores con agrandamiento de próstata tengan prostatitis bacteriana. Los síntomas típicos son fiebre, escalofríos, sensación de ardor al orinar, dificultad para comenzar a orinar y dolor alrededor del ano. El tratamiento incluye antibióticos, analgésicos para el dolor y a veces un catéter urinario si a la persona le resulta difícil vaciar la vejiga. Muchas personas se recuperan bien al recibir tratamiento con antibióticos.

Riesgos

La próstata es una glándula ubicada debajo de la vejiga que forma la primera parte de la uretra (tubo por el que la orina sale de la vejiga). Las infecciones bacterianas se pueden formar en la próstata debido a infecciones de vejiga o algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los hombres adultos mayores que ya tienen un agrandamiento de la próstata resultan afectados con más frecuencia, pero la prostatitis bacteriana puede aparecer en hombres de cualquier edad. Los hombres con diabetes, un sistema inmunitario débil, una sonda (catéter) urinaria permanente o que se colocan ellos mismos una sonda (usan un tubo para vaciar la vejiga) tienen un riesgo más alto de contraer prostatitis bacteriana.

Síntomas

Los síntomas comunes de la prostatitis bacteriana son fiebre, escalofríos, una sensación de ardor al orinar, dificultad para comenzar a orinar y dolor alrededor del ano. Otros síntomas son orina con mal olor o sangre, flujo débil de orina y eyaculación dolorosa.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace sobre la base de los síntomas, un examen de la próstata y análisis de orina. El examen de la próstata implica se coloque con cuidadosamente un dedo dentro del ano durante una consulta médica para palpar la próstata a través del recto (desde detrás de la próstata). Este examen puede resultar un poco doloroso para las personas que tienen prostatitis. La orina se analiza para detectar bacterias y muchas veces es necesario un masaje prostático, un procedimiento en el que se masajea la próstata antes de la toma de la muestra de orina.

Tratamiento

La prostatitis bacteriana se trata con antibióticos que suelen tomarse durante 2 a 4 semanas. Si la infección es persistente, pueden ser necesarios tratamientos más largos o que se administren antibióticos por goteo (vía intravenosa). El dolor se puede manejar con medicamentos analgésicos simples (paracetamol o ibuprofeno). Si resulta difícil o muy doloroso orinar, podría ser necesario una sonda.

Prevención

El diagnóstico y el tratamiento efectivo de las infecciones de vejiga y de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) puede ayudar a prevenir algunos episodios de prostatitis bacteriana.

Pronóstico

La recuperación de la prostatitis bacteriana generalmente es buena luego de tratarla con antibióticos y los síntomas se alivian dentro de unas semanas. En algunos casos, la infección puede regresar y volverse persistente, provocando una prostatitis crónica.