1. Ada
  2. Condiciones
  3. Trastorno de ansiedad generalizada

Trastorno de ansiedad generalizada

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es una condición caracterizada por preocupación y ansiedad excesivas que no tienen un foco o tema especial. Esta preocupación llega a tal punto que las personas afectadas tienen dificultad en sus tareas cotidianas. Las personas con trastorno de ansiedad generalizada suelen preocuparse por situaciones o temas que están fuera de su control, produciéndose una pérdida de control sobre sus pensamientos. El TAG se trata con terapia psicológica y, en algunos casos, con medicación. Si se cuenta con tratamiento y apoyo efectivos es posible superar el trastorno de ansiedad generalizada.

Riesgos

La ansiedad es una emoción común y normal. Sin embargo, algunas personas sienten preocupación o ansiedad excesiva que abruma algunos ámbitos de sus vidas, y en estos casos se suele diagnosticar un trastorno de ansiedad. El trastorno de ansiedad generalizada es una condición frecuente; alrededor de una en cada veinte personas lo padecen durante su vida. El TAG se podría producir como consecuencia de una combinación de factores tales como desequilibrios químicos en el cerebro, experiencias estresantes durante la infancia y adolescencia, otros problemas de salud y consumo de drogas y alcohol. Se cree además que los trastornos de ansiedad son hereditarios, ya que tener un familiar cercano con un trastorno mental (en especial de ansiedad) aumenta el riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad. El diagnóstico suele realizarse comúnmente entre los 30 y 40 años, aunque muchas personas sufren síntomas por algún tiempo antes de ser diagnosticados.

Síntomas

El síntoma más común y problemático del TAG es una preocupación o ansiedad persistente, invasiva e incontrolable. Puede tener que ver con cualquier tema o situación, ya que las personas con TAG suelen preocuparse y sentirse culpables de cosas que no pueden controlar o que no les afectan directamente. Esto les produce irritabilidad, dificultades para concentrarse y síntomas físicos tales como problemas para dormir, dolores de cabeza, tensión constante, aceleramiento del ritmo cardiaco y mareos. Las personas a las que se les diagnostica TAG tienen un nivel de ansiedad lo suficientemente grave como para interferir con su vida cotidiana.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza en consulta médica, por un psicólogo o psicoterapeuta, luego de una evaluación psicológica. Se pueden también realizar un hacer análisis de sangre para descartar otras causas asociadas a los síntomas.

Tratamiento

El TAG se trata con terapia psicológica y, en algunos casos, con medicación. Muchas veces, la medicación solo es necesaria por un período corto de tiempo para ayudar a las personas a manejar los síntomas mientras reciben terapia psicológica. Los grupos de apoyo y las técnicas de manejo del estrés, pueden ser de ayuda.

Prevención

Una fuente de apoyo emocional confiable puede ayudar a las personas con TAG a reconocer de forma temprana los signos de que su ansiedad está empeorando antes de que ellos mismos lo noten.

Pronóstico

Con tratamiento y apoyo, muchas personas con trastorno de ansiedad generalizada pueden controlar sus síntomas y recuperarse. Sin embargo, durante situaciones de estrés, los síntomas pueden volver a aparecer. Las personas que no reciben tratamiento pueden desarrollar depresión junto con la ansiedad.