1. Ada
  2. Condiciones
  3. Infección por gonorrea

Infección por gonorrea

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

La gonorrea (o blenorragia) es una enfermedad de transmisión sexual frecuente, provocada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae. La gonorrea suele infectar la uretra (el tubo que está ubicado entre la vejiga y la piel) y el cuello del útero de la mujer. Los síntomas típicos son dolor al orinar y secreción de la uretra. Muchas personas que padecen gonorrea no presentan síntomas y son diagnosticadas mediante pruebas de cribado (estudios que se realizan a gente que no tiene síntomas). La gonorrea se trata con antibióticos y las parejas sexuales también deben recibir tratamiento. Si las personas infectadas reciben tratamiento en la etapa inicial, se recuperan bien y no tienen otros problemas. Las infecciones no tratadas pueden producir complicaciones, incluyendo la infertilidad.

Riesgos

Generalmente, la gonorrea se contagia al tener sexo sin protección con una pareja infectada. Además, un recién nacido puede contagiarse durante el parto si su madre está infectada. Los jóvenes entre 15 y 35 años tienen más probabilidades de contraer gonorrea. Las personas que tienen sexo sin condón aumentan el riesgo de contagiarse.

Síntomas

Muchas veces, la gonorrea no produce síntomas. Tanto los hombres como las mujeres pueden sentir ardor al orinar. Los hombres pueden tener una secreción transparente o amarilla del pene, dolor al eyacular o inflamación en los testículos. Las mujeres pueden experimentar una secreción transparente o amarilla de la vagina, sangrado vaginal después del sexo o entre períodos y dolor en la parte baja del vientre. Si hay otras partes del cuerpo infectadas con gonorrea, los síntomas pueden incluir dolor de garganta, dolor al mover los intestinos o secreción del ano. Un recién nacido puede tener conjuntivitis (una infección en los ojos) o una infección en la garganta si se contagia de su madre durante el parto.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a partir de un hisopado de los genitales (pene o cuello uterino) o en cualquier otra parte del cuerpo infectada donde se observe la presencia de la bacteria Neisseria gonorrhoeae. También se pueden observar signos de gonorrea durante un examen ginecológico.

Tratamiento

La gonorrea se trata con antibióticos y es importante que se comunique el diagnóstico a las parejas sexuales para que también puedan recibir tratamiento.

Prevención

Usar condones durante las relaciones sexuales ayuda a prevenir las infecciones con gonorrea. Es necesario que las parejas sexuales realicen el tratamiento para evitar volver a infectarse y seguir propagando la infección.

Pronóstico

Si no se trata, la infección puede provocar la formación de cicatrices y el estrechamiento de la uretra (el tubo ubicado entre la vejiga y la piel), además de producir infertilidad tanto en hombres como en mujeres. Las mujeres tienen mayor riesgo de tener complicaciones tales como la formación de cicatrices y el estrechamiento de las trompas de Falopio (tubos por los que viajan los óvulos desde los ovarios hasta el útero) o de desarrollar una infección en la pelvis y en la parte baja del vientre.

Otras denominaciones

  • infección bacteriana de los genitales