1. Ada
  2. Condiciones
  3. Hemorroides

Hemorroides

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico

Resumen

Se llama hemorroides (o almorranas) a la hinchazón de los vasos sanguíneos que se encuentran en el interior o alrededor del ano. Se desarrollan con el tiempo y se producen por un aumento de la presión sobre estos vasos sanguíneos. Entre las causas comunes para esta condición se encuentran el embarazo y el estreñimiento. Los síntomas incluyen picazón y sangre color rojo brillante, o mucosidad que sale del ano después de defecar. Existen muchas opciones efectivas de tratamiento disponibles. Las hemorroides suelen producir síntomas recurrentes.

Riesgos

Las hemorroides aparecen cuando aumenta la presión en los vasos sanguíneos que rodean el ano. Esto puede ser consecuencia de algo que presiona hacia abajo sobre el intestino, como durante un embarazo, o del esfuerzo repetido al abrir los intestinos debido al estreñimiento o diarrea persistente. Se trata de un problema de salud común, que se vuelve más frecuente con la edad. Las personas con sobrepeso u obesas pueden ser un poco más propensas a desarrollar hemorroides.

Síntomas

Los síntomas incluyen dolor, malestar, picazón e irritación alrededor del ano. Algunas personas sienten molestia al evacuar los intestinos y encuentran sangre color rojo brillante en el papel higiénico cuando se limpian. En ocasiones los vasos pueden sobresalir y se siente un pequeño bulto que sale del ano.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse en una consulta médica basándose en los síntomas y examinando el ano. Un examen del ano implica observar la zona y palpar suavemente la parte interna con el dedo. Si las hemorroides no se ven fácilmente o si la causa del sangrado no es clara, se pueden realizar más estudios para excluir otras causas de los síntomas.

Tratamiento

Existen muchos métodos para tratar las hemorroides. Lo más importante es mantener la materia fecal blanda y evitar el estreñimiento para que no empeoren las hemorroides. Las cremas y supositorios que alivian la inflamación y el malestar están disponibles en farmacias y son de venta libre. Existen diversos tratamientos con inyecciones o bandas que contraen los vasos sanguíneos. Además, las hemorroides también pueden extraerse quirúrgicamente.

Prevención

Mantener las heces (materia fecal) blandas ayuda a prevenir las hemorroides y reducir la frecuencia de los síntomas. Esto se puede lograr llevando una dieta alta en fibra, haciendo ejercicio regularmente y tomando mucha agua. Permanecer sentado durante largos periodos de tiempo puede aumentar la presión en los vasos sanguíneos del ano y también debería evitarse.

Pronóstico

Las hemorroides pueden ser molestas pero no suelen tener un impacto serio en la salud. Es posible que se mejoren solas en el transcurso de una semana. Las hemorroides suelen ser recurrentes y tienden a agravarse con el tiempo. Por lo general, el tratamiento activo de esta condición médica es exitoso.