1. Ada
  2. Condiciones
  3. Impétigo

Impétigo

  1. Resumen
  2. Riesgos
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Prevención
  7. Pronóstico
  8. Otras denominaciones

Resumen

El impétigo es una infección bacteriana de la piel causada por la bacteria estafilocócica o estreptocócica. Se trata de una infección relativamente común y mayormente afecta a niños en edad escolar. Se propaga fácilmente por contacto de piel a piel o por tocar objetos que tocó una persona infectada. Produce bultos o llagas que pican sin dolor, que se convierten en ampollas y estallan, dejando una costra marrón claro. Si bien eliminarlas puede llevar varias semanas, los antibióticos acortan el tiempo de curación y reducen la propagación de la bacteria. Con un tratamiento apropiado, la mayoría de las personas se recupera bien.

Riesgos

El impétigo ocurre cuando una bacteria que normalmente vive en el cuerpo se introduce en pequeñas grietas de la piel y empieza a multiplicarse. Estas bacterias normalmente son las bacterias estafilocócica o estreptocócica, que también causan otras condiciones médicas tales como amigdalitis, forúnculos e infecciones de heridas. Aunque este problema de salud puede afectar a personas de todas las edades, mayormente se ve en niños. El impétigo es más común en los meses cálidos del año y en lugares con poco acceso a cuidados de la salud.

Síntomas

El impétigo surge como un bulto rojo que puede aparecer en la cara, los brazos, las piernas, el tronco o las nalgas. Este bulto (o bultos) puede convertirse en una ampolla o en una llaga abierta que forma una costra amarillo-marrón. Las llagas causan picazón pero no duelen.

Diagnóstico

El diagnóstico suele basarse en el aspecto de las llagas y puede confirmarse investigando el fluido de las llagas en busca de la bacteria estafilocócica o estreptocócica.

Tratamiento

El impétigo se trata manteniendo limpias las llagas con jabones suaves y lociones antisépticas, tales como lociones con yodo, además de cremas antibióticas. De ser posible, hay que mantener las llagas cubiertas. Si hay una infección ampliamente propagada, es posible que se requieran antibióticos en comprimidos.

Prevención

Las personas con impétigo deben permanecer en su casa y no asistir a la guardería, la escuela o el trabajo hasta que las llagas formen una costra o hasta que hayan recibido 24 horas de tratamiento con antibiótico. Las llagas deben cubrirse cuando se vuelve a la escuela o al trabajo. Mantener buenas medidas de higiene, tales como lavarse las manos, mantener limpia la ropa de cama y los objetos utilizados por la persona afectada, puede ayudar a prevenir que se propague la infección.

Pronóstico

El impétigo suele mejorarse dentro de las 3 semanas si no se realiza un tratamiento con antibióticos. Los tratamientos con antibióticos pueden reducir el tiempo de mejora a 1 a 2 semanas. La mayoría de las personas que tienen impétigo no presentan problemas de salud duraderos. Sin embargo, los recién nacidos corren riesgo de sufrir complicaciones tales como meningitis (una infección en los tejidos alrededor del cerebro) u otras complicaciones en el torrente sanguíneo.

Otras denominaciones

  • infección bacteriana de la piel